La impunidad biológica

Me echaron del Ejército por subversivo”, fue la defensa que esgrimió ante los jueces del Tribunal Oral Federal 1 de Neuquén el ex militar Gustavo Vitón, acusado de comandar la Comisaría 24 de Cipolletti que durante la última dictadura militar se convirtió en un centro clandestino de detención y torturas.

Ayer, cuando se conoció la muerte del ex teniente primero a cargo de la Compañía del Batallón de Ingenieros en Construcciones 181 e interventor militar de la mencionada comisaría, organizaciones de derechos humanos y abogados querellantes en los juicios a represores de la región lamentaron que las tres condenas a 11, 6 y 3 años que pesaban sobre este hombre de 71 años no habían quedado firmes y por eso gozaba de la prisión domiciliaria.

Te puede interesar...

Explicaba que había estado en contra del golpe, pero comandó la comisaría de Cipolletti donde torturaron.

En cada una de sus defensas, Vitón explicaba que había formado parte del grupo de militares conocido como “Los 33 Orientales” y que por ello había sido expulsado del Ejército en 1980 por sus críticas a los objetivos del golpe militar de 1976. Aseguraba que en 1974 siendo teniente del ejército militaba en el peronismo y entre 1987 y 1991 fue nombrado por el gobernador Antonio Cafiero como coordinador general de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires.

Uno de los operativos que protagonizó Vitón fue el mismo día en que se produjo el golpe, en la casa de Silvia Barco y Norberto Blanco en Cipolletti. Además de dar vuelta la casa y romper todo, Vitón se acercó a la biblioteca y le gritó a la mujer que abrazaba fuertemente a sus pequeños hijos mientras eran amenazados con armas: “Los que leen son los más peligrosos”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído