La madrugada, tierra de nadie

Dos jóvenes vidas se apagaron durante el fin de semana en un incidente vial. La juventud, la imprudencia y la adrenalina por los fierros se combinaron la madrugada del domingo en una tragedia que enlutó a dos familias. Un video se viralizó por las redes y alguno que otro lo multiplicó con el morbo propio de la insensibilidad por seres queridos que aún despiden a los suyos.

Pero más allá de esa tragedia evitable, la muerte de estos jóvenes desató otra vez la discusión de lo que ocurre los fines de semana, a pesar de que el verano es un fresco recuerdo y los primeros fríos comiencen a adueñarse de la madrugada. La avenida Olascoaga al fondo invita a la aventura desenfrenada y, pronto, el corredor del Metrobús sobre Avenida del Trabajador seguirá los mismos pasos -si es que no es tarde, al comentar de algunos vecinos del sector-, como la calle Primeros Pobladores.

Te puede interesar...

La muerte de dos jóvenes en un incidente vial reaviva que algunos sectores son tierra de nadie.

Y es que la velocidad y la irresponsabilidad se suceden en modo continuo y pareciera ser que los únicos controles efectivos son aquellos en los que el alcotest positivo genera ganancias a partir de las multas y los acarreos de los vehículos secuestrados. ¿Prevención? Poca y nada.

El reclamo de los vecinos próximos al Parque de la Costa se reaviva con la madrugada trágica al mismo tiempo que desde la Policía responden que no pueden tener un uniformado en cada esquina. Y es lógica esa respuesta, aunque se puede buscar alternativas. ¿Y cuáles son? “No te pongas la gorra”, me grita alguien al pasar mientras escribo estas líneas, pero es necesario prevenir. Y quizás eso se logre desde la escuela, por ejemplo, con educación vial, algo pendiente en este país de deudas internas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído