El clima en Neuquén

icon
11° Temp
46% Hum
La Mañana Puerto

La mujer detrás de los exquisitos platos patagónicos del restó Del Puerto

Silvia Orellana se emocionó al relatar su historia de más de 23 años al frente del espacio gastronómico del ISSN, donde iba de campamento de pequeña.

Las manos en la masa de lo que será una delicioso pan casero, una sonrisa y la mirada calma conectada con los las olas del Nahuel Huapi que besan las orillas del puerto de Villa La Angostura. Pasaron ya veintitrés años desde que Silvia Orellana emprendió el desafío de animarse a ser protagonista y dar un salto para encarar su propio proyecto, lejos de la relación de dependencia y capitalizando el camino recorrido como gastronómica en la localidad turística que la cobijó cuando tenia apenas un mes de vida. Veintitrés años de dedicación, compromiso, aprendizaje, esfuerzo, estudio, de forjar carácter y de construcción en comunidad en el restaurante Del Puerto.

Nacida en Villa Regina, Silvia no sospechaba que el escenario de aquel campamento infantil que disfrutó cuando tenía 12 años se convertiría en su hogar años después. Una cofradía de compañeros y amigos, una fuente de trabajo que le daría la llave para acceder al sueño de la casa propia. Un refugio donde día a día hace que la paradisíaca Bahía Mansa sea aún más inolvidable con el aroma y el sabor de los panes caseros y platos patagónicos que comienza a elaborar cuando aún no despunta el sol.

Te puede interesar...

"Cuando era chica nos traían acá de campamento con la escuela. El predio pertenecía a Acción Social y venía gente de toda la provincia. Nos traían tres días y dormíamos en los dormis. Tenía la misma estructura que ahora. Mucha gente de mi edad nos cuenta ahora que venía a acampar acá cuando tenía trece o doce años. Creo que esos viajes se hicieron entre el 80' y el 95'", recordó la cocinera, en diálogo con LMNeuquén, antes de contar cómo llegó a obtener la concesión del emblemático espacio gastronómico que forma parte del complejo hotelero del Instituto de Seguridad Social de Neuquén (ISSN).

VLA Restaurant del Puerto ©JULIANCAMPOS2022- (14).JPG

"Hace 23 años que estoy a cargo del Restaurante Del Puerto. Antes trabajaba en el hotel Bahía Manzano. Ahí me empezó a gustar la cocina. Aldo Ansaldi, uno de los cocineros más importantes que tiene la Argentina, fue mi maestro.

Como en Villa La Angostura no había mucha mano de obra en ese tiempo, nos enseñaban de todo. Con mi amiga Gabi Laurel compramos un pliego con la idea de tener un proyecto de trabajo propio y así empezó nuestro desafío", señaló haciendo alusión a la licitación que ganaron a finales de la década del 90'.

"Al principio fue complicado, era todo a pulmón. Además tuve que empezar a forjar carácter para dirigir el lugar porque la comida es sagrada, todo tiene que estar limpio, en buen estado. Así que era tratar con mucho respeto a la gente y procurar también que todo saliera bien", agregó.

VLA Restaurant del Puerto ©JULIANCAMPOS2022- (11).JPG

"Hace 23 años no venía mucha gente, era complicado llegar, pero estábamos contentas, felices. Estábamos al lado del lago. Para darnos a conocer hicimos publicidad en revistas y un mapa propio -muy artesanal- para que la gente pueda llegar la restaurante. Teníamos también una carta muy linda con partes de los árboles de la villa y una reseña, pero con el tiempo la tuvimos que modificar porque se rompía muy rápido y era muy cara volver a hacerla", contó.

"Al principio contábamos con la gente del hotel, luego empezaron a venir habitantes de nuestro pueblo que nos fueron recomendando a sus amigos y a los turistas. Después empezamos a hacer eventos desafiantes como un certamen de Cocineros Patagónicos que trajo mucha gente de la provincia. Vino Francis Mallmann y otros chef importantes y así logramos que tenga más renombre nuestro restaurante", añadió Silvia.

VLA Restaurant del Puerto ©JULIANCAMPOS2022- (5).JPG

"Luego Gabi se fue porque eran muchas las horas que nos demandaba este trabajo, y nos sigue demandando hasta el día de hoy", dijo para luego elogiar la labor de su marido, Jaime Hermosilla -la cara visible del restó-; Juan Parrilla, el ex cocinero del hotel Bahía Manzano que también fue parte de su equipo; y la de Zula Curruhinca, la cocinera que la acompaña desde hace 16 años.

"Ella es mi mano derecha. Viene de una familia de cocineras, su mamá era la cocinera del famoso Pichi Huinca, primer restaurante que tuvo Villa La Angostura", destacó.

A la hora de hablar de la propuesta de su local gastronómico y de su quehacer diario, Silvia expresó: "Nosotros hacemos mucha trucha, cordero al asador, ciervo a la cazadora, canelones de hongos y de trucha. Eso es lo más requerido por la gente. También ofrecemos desayunos con dulce y pan casero a los turistas que se hospedan en el hotel y a los que vienen de paso".

VLA Restaurant del Puerto ©JULIANCAMPOS2022- (23).JPG

"Yo cocino mirando al lago que me da toda la energía que necesito", dijo al borde de que se quiebre la voz. "Por eso he estado tantos años acá. Mi trabajo es hermoso, me gusta lo que hago, pero estoy todo el día acá. Llego muy temprano a la mañana, empiezo a hacer el pan del desayuno, del mediodía, las tortas fritas. Ponemos el cordero despacito al asador para que esté listo a las 12:30. Al mediodía entra Zula con las chicas y empezamos a planear nuestro día de trabajo", manifestó.

"En temporada alta llenamos los dos salones. En baja, trabajamos tranquilos en el salón principal y a la noche casi no trabajamos, la gente que viene es más de paso. Lo que sí, el domingo al mediodía mucha gente de la villa viene a almorzar. Y los lunes descansamos", señaló esbozando una sonrisa.

VLA Restaurant del Puerto ©JULIANCAMPOS2022- (4).JPG

En medio de su relato, con tono pausado y cordial, Silvia no pudo evitar hacer un breve silencio al ser consultada sobre cuál fue la mayor satisfacción que le dio el restaurante. "Todo", atinó a decir sin poder contener las lágrimas. "Con mi trabajo y mi esfuerzo me hice mi casa... He aprendido un montón, la gente que trabaja conmigo me ha enseñado muchísimo", postuló con gratitud, tratando de recomponerse de la emoción.

"Me encanta haber logrado todo esto, más allá de tener la seguridad de poder llegar a fin de mes, tener una obra social y una vida digna... Es fabuloso mi laburo", recalcó.

VLA Restaurant del Puerto ©JULIANCAMPOS2022- (7).JPG

"No fue fácil, pedí mucha ayuda y conté gente muy generosa que compartió conmigo su experiencia y todo lo que sabía. La verdad es que soy una iluminada. Más que empleados, tengo amigos, compañeros de trabajo y nos respetamos mucho entre nosotros", enfatizó.

"Tuvimos un volcán que nos fortaleció. Cuando hizo erupción el Cordón Caulle fue el año más duro de mi vida en el restaurante. Fue muy difícil mantener la fuente de trabajo de los chicos. Mucha gente solidaria, que no conocíamos, vino a ayudarnos y salimos adelante", recordó agradecida.

VLA Restaurant del Puerto ©JULIANCAMPOS2022- (2).JPG

"Mucha gente que viene acá se da cuenta del esfuerzo que venimos haciendo y del amor con el que hacemos todo. Muchos pasan, me saludan, saludan a mi marido que siempre está en la caja. El también es parte de este proyecto, siempre me acompañó", subrayó para luego compartir sus anhelos de cara al futuro.

"Mi sueño es poder seguir trabajando siempre de esto, que es lo que me gusta. Me encantaría tener mi propio restaurante. No sé si es imposible, requiere de una inversión importante, pero me encantaría", concluyó.

VLA Restaurant del Puerto ©JULIANCAMPOS2022- (15).JPG

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario