La mujer que impulsó el amor por el idioma francés

Hace 50 años Viviana Lapilover fundaba la Alianza Francesa.

NEUQUÉN

Corrían los años 60 y una joven traductora se acercó a la Embajada de Francia para pedir una recomendación que la ayudara a conseguir trabajo en Neuquén, pero le hicieron una mejor oferta: fundar la Alianza Francesa. La mujer aceptó y estuvo como directora durante casi 30 años.

Viviana Lapilover recuerda aquellos días con cariño. Es que el destino fue más que generoso con ella. “En aquella época, mi idea era venir a trabajar para Indupa (Industrias Patagónicas), una petroquímica que solía mandar a sus empleados a capacitarse a Francia”, contó.

Sin embargo, al toparse con la oportunidad de fundar un organismo avalado oficialmente por el país galo, sus aspiraciones cambiaron. “Estuve asesorándome con la gente de la delegación de Bahía Blanca, que estaba a cargo de la región, para que todo estuviera en regla”, explicó, ya que debía cumplir con una serie de estrictas normas.

Al cabo de un tiempo y algo de papeleo, Viviana pudo abrir al público el 5 de agosto de 1967 en la calle Mendoza. Luego continuaría ese trabajo en la calle Tucumán. “Ese año inicial dábamos clases en un garage”, confió.

Sus primeros alumnos eran niños y adolescentes, ya que estaba muy bien visto que los jóvenes supieran idiomas, y aunque empezó contándolos con los dedos de una mano, llegó a tener 35 en sus inicios.

Pero eso no fue todo, sino que cuando aumentó el número de inscriptos en las clases, comenzó a tomar profesores para que la ayudaran. Así, ella aprovechó la libertad horaria para enseñar en el interior de la provincia.

“Me iba en El Petróleo a Cutral Co a darles lecciones a los trabajadores de YPF”, recordó. Además, dos sábados por mes iba junto a su marido a Zapala y en el 72 comenzó a viajar a Roca, todo en pos de la enseñanza del idioma francés.

Viviana fue testigo del crecimiento de la región y es consciente de eso. Al respecto, expresó que “es impresionante el desarrollo que tuvo”.

Si bien los tiempos cambiaron, ella reconoce que el francés “le cambió la vida” e invitó a todos a acercarse a estudiar idiomas. En 1996 se alejó de la dirección de la Alianza Francesa y les dejó paso a las nuevas generaciones.

Especial relación con los alumnos

Viviana siempre disfrutó de su trabajo y eso la ayudó a forjar una excelente relación con sus alumnos, a tal punto que cada vez que se los cruza en la calle, entablan una conversación en francés. “Mi nieta me reta cada vez que me encuentro con alguien y charlamos, porque no me entiende”, contó entre risas. Además, recordó que cuando la Embajada le pidió que formará un comité para administrar la Alianza Francesa, sus alumnos se hicieron cargo de la dirección. Hace algunos años empezó a dar clases de francés gastronómico. “Fue buenísimo, porque más de 80 chicos fueron al exterior y varios se quedaron a construir su futuro allá”, concluyó.c

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído