El clima en Neuquén

icon
23° Temp
20% Hum
LMNeuquen El Chocón

La "obra del siglo" de la que nació una miniciudad

Se cumplen hoy 45 años de la fundación de Villa El Chocón.

Controlar y regular los ríos de la región siempre fue una preocupación de las autoridades locales y nacionales. Las enormes crecidas que tenían el Limay y el Neuquén (y aguas abajo el río Negro) generaban pérdidas económicas millonarias y ponían en peligro miles de vidas a lo largo de los pueblos por los que pasaban estos poderosos cursos de agua.

La primera acción para evitar estas catástrofes, y de paso poder utilizar este vital recurso natural, se tomó a principios del siglo pasado, tras una enorme inundación ocurrida en 1899 que arrasó poblaciones enteras en el territorio de Río Negro.

Te puede interesar...

Luego de aquel desastre, el gobierno nacional convocó al ingeniero César Cipolletti, reconocido en el país por el sistema de riego impulsado en las provincias de Mendoza y San Juan, para que hiciera un estudio integral de los ríos de la región y entregara una propuesta para irrigar miles hectáreas ubicadas en la zona desértica de la Confluencia.

p10-f1c-nqn(SCE_ID=468282).jpg
El Chocón

El Chocón

Cipolletti cumplió con aquel pedido, recorrió los cursos de agua y finalmente entregó un completo informe con varios proyectos, uno, en especial, que se pondría en marcha rápidamente: un dique sobre el río Neuquén y un novedoso sistema de riego.

La obra comenzó en 1910 y finalizó en 1918. Los sistemas de regadío se terminarían muchos años más tarde.

Así, uno de los dos ríos que vivían amenazando a las poblaciones dejaba de ser un peligro y permitiría el desarrollo de la actividad frutihortícola no solo en esa porción del territorio neuquino, sino en una amplia extensión sobre Río Negro. ¿Y el Limay?

Pasarían muchos años para que el majestuoso río que nace en el sur cordillerano fuera controlado, aunque en 1911 un geólogo norteamericano llamado Bailey Willis fue el primero en imaginar una represa para irrigar 400.000 hectáreas y aportar energía para el desarrollo de la Patagonia.

En 1938, un grupo de ingenieros comenzó con estudios de factibilidad para construir un gran embalse sobre el Limay. Consideraron que un buen lugar sería una angostura del río denominada El Chocón, tal como lo había imaginado Willis. El proyecto fue modificado y adaptado, pero se puso en marcha tres décadas después.

A fines de los 60, todo el país estaba sorprendido con lo que ya se anunciaba como la “obra del siglo”, tal como denominaban a la gran represa por ser la pieza fundamental del sistema energético del país. En 1968, la empresa Hidronor SA comenzó con las primeras instalaciones de obradores, campamentos y accesos, y cuatro años después se inició el llenado del embalse.

El Chocón
El Chocón

El Chocón

El Chocón tiene dos marcadas identidades: una relacionada con la represa y la otra vinculada al turismo paleontológico.

Durante todo el proceso de construcción (casi 9 años hasta la instalación del último generador), miles de personas llegaron a la región desde distintos lugares del país y del mundo para trabajar en ese emprendimiento. A la villa arribaron docentes, personal de salud y hombres y mujeres de diversos oficios, llegando a constituir un pueblo de más de 5000 habitantes.

Además de la villa temporaria, que constaba de 500 casas, 25 pabellones, una delegación del Banco Nación, un cine y un supermercado, se había comenzado a construir una villa permanente, dividida en tres barrios para personal jerárquico, técnico y de servicios. También tenía un club, una iglesia, un centro comercial y una hostería de huéspedes. Este conglomerado de viviendas, pensado en un concepto de arquitectura moderna, sentaría las bases de una miniciudad que se fue consolidando con el correr de los años.

El 31 de octubre de 1975 se creó la Municipalidad de Villa El Chocón, un nuevo punto de partida para la organización administrativa e institucional del pequeño pueblo.

El Chocón
El Chocón

El Chocón

Detrás quedarían la historia y el trabajo de miles de personas que participaron en la denominada “obra del siglo”, la gran huelga de obreros que se conoció como el Choconazo y el sueño de aquellos visionarios que a principios de siglo ya pensaban cómo aprovechar los ríos para un mejor desarrollo de la Patagonia.

El hallazgo de los restos del dinosaurio carnívoro más grande del mundo, en 1993, daría un nuevo impulso a la localidad a través del turismo.

2333 habitantes

Son los que tiene hoy Villa El Chocón, según un relevamiento que realizó la Dirección de Estadísticas y Censos en 2013. Durante la construcción de la represa, llegaron a vivir en el lugar más de 5000 personas.

Nicolás Di Fonzo Intendente de Villa El Chocón
Nicolás Di Fonzo, Intendente de Villa El Chocón

Nicolás Di Fonzo, Intendente de Villa El Chocón

“Vivimos en un lugar privilegiado y hermoso”. Nicolás Di Fonzo. Intendente de Villa El Chocón

¿Cuál es el principal desafío para Villa El Chocón?

Trabajar sobre la identidad y la historia. Yo siempre digo que El Chocón está condenado al éxito porque tiene la “obra del siglo”, el lago artificial más grande de Latinoamérica y el dinosaurio carnívoro más grande del mundo. Si nosotros no sabemos, no reconocemos estas cuestiones, no vamos a valorar lo que tenemos. Y realmente vivimos en un lugar de privilegio.

¿Se refiere al sentido de pertenencia?

Exactamente. La historia y la identidad nos dan un sentido de pertenencia que nos hace querer y cuidar a la localidad.

¿Cuál es la apuesta al futuro?

La apuesta al futuro está relacionada con el turismo y las energías renovables. La energía solar o a través de parques eólicos que se produjera aquí se podría conectar al sistema interconectado nacional porque las obras ya están hechas. Por supuesto que el turismo y la recreación, pero también un nuevo concepto que es la rentabilidad de las segundas residencias. Por eso estamos desarrollando 7000 lotes para las asociaciones y colegios de profesionales que nos van a dar una sustentabilidad al turismo.

¿Cuál es su sentimiento cada vez que llega un aniversario?

Son muchas emociones. Yo llegué a la villa cuando tenía 9 años. Mi papá vino a trabajar aquí como médico. Yo viví todo ese tiempo que estuvo la empresa Hidronor. Recuerdo cuando íbamos a jugar a la villa temporaria. Fue una época muy linda. Por eso creo que estoy en la generación intermedia, entre los que se identifican con la represa y con los chicos más jóvenes que se identifican con los dinosaurios.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

11.538461538462% Me interesa
74.358974358974% Me gusta
4.4871794871795% Me da igual
7.0512820512821% Me aburre
2.5641025641026% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario