La otitis y los hongos, los males comunes del verano

Estas infecciones pueden contagiarse cuando te metés a la pileta.

La pileta es el refugio ideal para pasar los días de intenso calor. Y las colonias de vacaciones son una gran alternativa de cuidado para los niños cuyos padres no pueden pasar muchas horas fuera de su casa. A partir de esto, y ante la ausencia de los más grandes, es importantísimo cuidar a los más chicos de las principales afecciones propias de esta época: la otitis y los hongos.

En el primero de los casos, es una inflamación del oído interno, medio o externo usualmente acompañada de una infección y hay dos tipos: la otitis externa, que a menudo requiere sólo un tratamiento tópico, y la otitis media, que suele necesitar la administración de antibióticos por vía oral. “Mientras el chico está con un cuadro de dolor o inflamación, es recomendable que no asista a la colonia porque el oído tiene que estar en reposo y bajo tratamiento”, señaló la médica pediatra Teresa Martorelli, de la división pediatría del Hospital de Clínicas.

Te puede interesar...

Para prevenir, sobre todo en personas que la sufren frecuentemente, se deben utilizar gotas luego de la exposición al agua. Puede usarse alcohol boricado o alcohol isopropílico. En ningún caso es conveniente la autohigiene del conducto ya que el cerumen contiene ácidos grasos que protegen naturalmente a la piel de la infección bacteriana. Únicamente, cuando el exceso produce disminución de la audición o prurito es recomendable visitar al médico, que puede retirarlo sin lastimar la piel.

Recuadro-piojos-página-20.jpg

Por su parte, la micosis de piel es un tipo de enfermedad causada por la presencia de hongos, que genera picazón, enrojecimiento y descamación, y puede alcanzar cualquier región del cuerpo, viendo favorecida por el calor y el sudor. “Con la exposición al sol, a menudo se observan manchitas blancas, ocres o rosadas en espalda, pecho o brazos. Estas manchitas pueden ser ocasionadas por levaduras del género Malassezia, que forman parte de la flora normal de la piel. Cuando su número aumenta, aparecen las lesiones. El tratamiento, que puede ser local o vía oral, las curará”, contaron desde la división Dermatología del Clínicas.

Otras levaduras que forman parte de la flora corporal normal son las del género Candida. “Las zonas que mantienen más calor y humedad son los pliegues: ingles, abdominales o entre los dedos. Es muy importante mantener la zona seca”, advirtió Martorelli.

A su vez, estos diferentes hongos puede derivar en la lesión del “pie de atleta”. En este caso, el espacio más afectado es el que está entre el cuarto y el quinto dedo del pie, que es el pliegue más cerrado, donde se mantiene mucho la humedad”, señaló la especialista. La forma de prevenirlo es realizando el tratamiento adecuado y evitando que se encuentren húmedos.

LEÉ MÁS

Las enfermedades neuromusculares y la respiración

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído