La pesca deportiva también convoca a los turistas de Las Grutas

Las bajadas del centro tienen buen pique.

SAN ANTONIO
Pejerrey, sargo, róbalo, cabrilla, mero, pez palo, pez gallo, raya y hasta tiburones son las especies que se pueden lograr desde la costa del golfo San Matías. Hay lugares señalados como ideales para la captura de determinados peces, aunque en cualquier parte donde se tire una línea con carnada en los anzuelos es probable que algo salga. De hecho, es habitual ver en pleamar a numerosos pescadores en los escalones de la Primera Bajada, aunque a pocos metros haya gente en el agua.

La pesca costera congrega a una gran cantidad de aficionados en la región, pero además también atrae a otros que provienen de zonas alejadas del mar.

600 pesos cuesta el equipo de pesca "variada". Las líneas de fondo llevan dos o tres anzuelos.

Aquí la actividad es fomentada por tres clubes de pescadores deportivos que continuamente organizan competencias, como Punta Verde y el Náutico de San Antonio Oeste, y el Club de Pesca de Las Grutas.

Torneos como Las 6 Horas del Pejerrey, con rango de fiesta nacional, o el calendario que se disputa anualmente suelen reunir a cientos de participantes.

También es intenso el movimiento de pescadores que llegan con el solo fin de deleitarse con el desafío de obtener una pieza ante la enorme posibilidad que le brinda el medio marino.

En Las Grutas tienen buen pique las bajadas cercanas al centro. Además de la Primera, son concurridas La Rueda, unos 200 metros al norte, que tiene un balcón ideal para arrojar lejos la línea. Lo mismo que en La Rinconada, donde aparecen enormes rocas que sirven como plataforma de lances. Un poco más allá está el barrio Terraza al Mar, otro de los sitios preferidos. Hacia el sur están las playas Piedras Coloradas, El Sótano, El Buque y otras más lejanas generosas en materia de pesca.

Aunque el verdadero paraíso para los pescadores está en Puerto San Antonio Este. La conchilla, en el acceso, es una opción, pero se destaca el "pescadero", poco antes del poblado, el Club Punta Verde.

No se requiere un equipo sofisticado para pescar en el mar, a no ser que se aspire a capturar tiburones, como los gatopardo o bacota. Habitan las costas rionegrinas, pueden medir hasta 1,5 metros, pesan entre 30 y 40 kilos. No es una variedad que ataque a las personas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído