La reactivación a cuentagotas

De a poco abren los comercios, con una cuarentena flexible y un precio interno del petróleo.

La apertura de algunas actividades comerciales trajo un alivio, por ahora más psicológico que económico en algunos actores de la provincia, que estaban reclamando con urgencia comenzar a trabajar para reactivar la rueda de la economía. La apertura de las concesionarias de vehículos y rubros que no eran considerados esenciales (con el estricto cumplimiento del protocolo sanitario) es una señal de que la provincia de Neuquén necesita hacer pie, a toda costa, en el fango de esta recesión que está afectando a todo el mundo. Pero la señal más clara la dio el lunes por la noche el presidente de la Nación, Alberto Fernández, al firmar el decreto 488/20 donde se establece un precio interno del barril de petróleo en 45 dólares. El denominado barril criollo implica que las operadoras podrán tener un precio medianamente rentable para los desarrollo masivos (si es en Vaca Muerta) en pos de sostener la actividad en un marco rentable. También es una oportunidad para evitar los despidos, a pesar de que hay 20.000 petroleros en la casa. Es que no fue el coronavirus lo que planchó la actividad hidrocarburífera en Neuquén sino el desplome de un 40% del precio del Brent en febrero. Lo demás fue una suerte de crisis de demanda de combustibles por el confinamiento. Pero este cóctel peligroso está haciendo estragos en las regalías, que ya bajaron casi un 50% por la merma de la producción de gas y petróleo. Se espera que en estos meses la provincia pierda unos 8700 millones de pesos en regalías, por la liquidación del barril en los meses de la pandemia, y que recién en agosto o septiembre se puedan recuperar las arcas provinciales con los nuevos precios internos. Al final, la reactivación viene a cuentagotas.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario