El clima en Neuquén

icon
Temp
68% Hum
La Mañana Aventura

La torta frita, alimento de una aventura por América

La pareja comenzó su aventura en enero pasado y en las últimas semanas cautivaron con su historia y sus tortas fritas en el Paseo de la Costa.

Maximiliano y Mayra, ahogados por el encierro de la cuarentena, armaron su casa en una camioneta Citroen Berlingo y salieron a unir toda Latinoamérica. Arrancaron su nueva vida el 15 de enero de este año a las cuatro de la tarde y dejaron atrás la peluquería canina, para trabajar vendiendo torta fritas.

Durante las últimas dos semanas, vivieron en Neuquén. Cambiaron varias veces el “patio de su casa”. Los primeros días, estuvieron en Parque Norte y luego en el Paseo de la Costa. Relatan sus vivencias en su canal de YouTube DeRutaOk, en la que mostraron como camperizaron el auto y las ciudades que fueron conociendo.

Te puede interesar...

“Neuquén es como Truman Show”, aseguró a LMN Mayra, de 36 años, quien explicó que la ciudad está en constante movimiento todo el tiempo. “Me pareció muy curiosa e interesante a la vez. Cuando estábamos parando en la zona del Paseo, nos tocó los primeros días con un río caudaloso y los siguientes, secos. Es como si alguien hubiera cerrado una canilla y chau río. El mismo show vemos por ejemplo en el autocajero, que no te tenés que bajar del auto para sacar plata o en los semáforos para ciegos o mismo en las bicicletas con cadena en las calles que nadie te las roba”, explicó.

Ellos se casaron en el 2016 y vivían en La Plata hasta que decidieron un cambio. La pandemia los privó de los viajes de dos o tres días que solían hacer y se propusieron vivir viajando. “Y tan mal no nos está yendo”, acotó Maximiliano, de 31 años.

ON - Viajeros (3).jpg

Una vez que que tomaron la decisión, armaron la camioneta, que habían comprado para el traslado de los perros que salían o entraban a su peluquería. Con videos de YouTube y mientras su comercio seguía funcionando, camperizaron el vehículo. Le agregaron cama, mesa, anafe y demás cosas necesarias para que se convierta en su casa.

“Cuando teníamos la camioneta lista, decidimos cerrar el comercio. Por varios motivos: el primero es que no queríamos irnos con responsabilidades. Podríamos haber dejado a alguien a cargo, pero teníamos que estar muy pendientes”, coincidieron ambos y luego, Maximiliano acotó: “Y esperamos a tener la camioneta armada para cerrar el local por una cuestión de costos. Sabemos que hacer este tipo de camperizados es caro y por esa razón decidimos cerrar nuestra principal fuente de ingresos una vez que la Berlingo esté lista para emprender el viaje”.

Si bien dentro de la camioneta se trajeron las máquinas para cortar el pelo a los animales, su modelo de negocio es otro. “En los cinco meses que venimos viajando, solo cortamos dos o tres veces, nada más. El resto nos financiamos con la comida”, dijo Mayra. Es que depende la ciudad y el tiempo, es la especialidad. “Pero la torta frita es la comida que nunca falla”, dijeron ambos, entre risas.

Su sustento económico se basa en tres productos: panes rellenos, torta fritas y tartas dulces. “Ni bien salimos que fue en verano y paramos en la costa a trabajar un poco, vendimos durante el día el pan relleno y durante la noche torta fritas. Y se vende bastante, con eso nos financiamos el viaje”, agregaron.

Neuquén, clima y lugares “perfectos”

Sentada en la cama, Marya frita en grasa las torta fritas, mientras que Maximiliano está fuera y las vende en la Plaza de las Banderas. Hay dos tipos de clientes fijos en ese punto: quienes terminan de hacer actividad física; y los que pasan con su auto y desde la ventanilla hacen la compra.

“Neuquén es un gran lugar. Vimos que hay dos grandes lugares para vender. Cuando estaba feo nos íbamos a Plaza de las Banderas, que mucha gente pasaba. Y cuando estaba lindo íbamos al río, que había gente tomando mates”, describió Maximiliano.

Si bien en el plan inicial Neuquén no iba a ser una parada, la “deuda” pendiente con la ciudad cambió el rumbo. Es que los jóvenes habían ido en varias oportunidades a San Martín de los Andes y Villa La Angostura, y siempre les había quedado pendiente la capital. “Y cuando planeamos el viaje, íbamos a subir por la ruta 40 a Zapala. Pero, cuando nos estábamos acercando, le quisimos dar una chance y, la verdad, que no falló ”, aseguró.

Entraron por la ruta 22, cerca de las 20 horas, y se dirigieron directo al Paseo de la Costa. “Llegamos a la noche. Acá había un viajero conocido, dice que estaba durmiendo hace unos días y nos recomendó. Y fuimos a ver qué onda y nos gustó. A veces pasa que te dicen un lugar para estacionar la casa y no te cierra, y tenés que buscar otra. Pero, este no fue el caso”, contó Mayra.

Según plantearon, el proceso de selección de lugares para dormir es complejo. En el inicio, tuvieron malas experiencias. “Nos guiábamos por una app, pero una noche nos mandó a un lugar que supuestamente era seguro y tranquilo. Y a las 3 de la mañana, nos despertó la Policía diciendo que no nos podíamos quedar ahí”, aseguró. A partir de ese momento, intentaron preguntar a los vecinos o viajeros conocidos dónde es el mejor lugar para quedarse.

En la ciudad de Neuquén no tuvimos inconvenientes. Es más, tuvimos unos patios hermosos, la verdad que Neuquén tiene grandes postales y es seguro”, dijeron.

Con el objetivo de llegar a México, esta pareja sigue apostando que hay que animarse a los impulsos. “Nosotros nos dimos cuenta que teníamos un deseo y fuimos por eso. Hoy vivimos sin tiempo. Era lo que queríamos. Armamos todo acá, viajamos todo acá, recorriendo lugares, sin preocuparnos. El único tiempo que tenemos es para juntar la plata de la nafta para ir al próximo destino”, aseguró Mayra.

Desde Neuquén pretenden viajar a la provincia de Mendoza. Ya tiene casi todo el dinero del combustible que gastarán hasta Malargüe y ya están preparando la partida. “Es una ciudad que nos gustó mucho Neuquén y creo que volveremos. No lo sabemos, pero la disfrutamos mucho”, aseguraron.

Con el deseo de llevar la torta frita platense al resto del continente, Mayra y Maximiliano dejaron a un lado las excusas para apostar a su deseo. “No nos arrepentimos de ninguna decisión y creemos que de esta forma somos felices, a pesar de que teníamos muchos miedos. Hay que atreverse”, concluyeron.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario