"La única herencia que me dejó mi mamá es la lucha"

Lo afirmó Abril, la hija de Ivana Rosales, a un año de su muerte.

Agustina Benatti / Ailín Trepiana

policiales@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- “Para mí la única herencia que me dejó mi mamá es la lucha. Lo veo como un compromiso que me dejó, que es lo que sentimos todas las mujeres que la conocimos”, aseguró Abril al recordar a su mamá, Ivana Rosales, a un año de su fallecimiento. La joven de 19 años continúa la demanda que inició su mamá ante el Estado nacional y el provincial luego de haber sufrido en su propia piel violencia de género y violencia institucional.

La lucha de Ivana comenzó en el 2002, luego de que su entonces pareja y padre de sus hijos, Mario Garoglio, intentara matarla. La noche del 18 de abril, la mujer le expresó su intención de separarse y Garoglio la ahorcó con un alambre, la golpeó en la cabeza con una piedra y la encerró en el baúl de su Ford Fiesta, creyéndola muerta. Pero Ivana sobrevivió.

“A mi mamá se le fue la vida esperando una respuesta. Espero que a mí no se me vaya la vida como a ella”, confió Abril en referencia a los múltiples reclamos y deseos que tuvo su mamá durante trece años. En 2003, cuando Garoglio enfrentó el juicio por tentativa de homicidio agravado, el fallo emitido por la Justicia neuquina no hizo más que justificar los golpes recibidos por Ivana, incluida la propia fiscalía.

Si bien en ese momento el hombre fue condenado a 5 años de prisión, nunca cumplió su condena porque se fugó. Fue en ese momento que Ivana presentó una demanda junto al Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) contra el Estado argentino, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Ivana-Rosales-cronologia.jpg

Otro golpe duro fue cuando Ivana debió enfrentar un segundo juicio, esta vez por los abusos sexuales cometidos por Garoglio hacia sus hijas. Abril sostiene que fue entendiendo la lucha de su mamá a medida que fue creciendo. “Lo único que recuerdo son los abusos que sufrí cuando estábamos con él y mi mamá estaba internada. Ella intentaba resguardar mi mente”, confió.

“El único avance que veo en estos 16 años es social, no institucional. Las instituciones se siguen manejando con la misma burocracia, golpeando a la mujer nuevamente”, señaló la joven y agregó: “Todos sabemos que la muerte de mi mamá fue un femicidio del Estado. A mi mamá no la mató Garoglio, la mató el Estado, el abandono. Ella no fue escuchada y cuando la escucharon ya era tarde”.

Abril está entera. “Mi mamá era una chispa, era vida, era amor. Para mí este año fue sobrevivir día a día sin mi vieja”, confió la joven. Con sus 19 años no duda en decir lo que le permitió salir adelante: “Es como me decía ella, la fuerza está en la lucha, en el acompañamiento, en la calle, en el amor. Hay que salir y reclamar por tus derechos”.

"Del Gobierno ni se han acercado.Cuando murió mi mamá, el gobernador sacó el duelo pero no hubo ninguna respuesta, ningún acercamiento. No me avisaron a mí ni a mis abogadas del CELS”.Abril Rosales. Hija de Ivana

Todavía esperan el refugio en Plottier

Una de las propuestas en el intento de arribar a una solución amistosa tiene que ver con el impulso de Ivana para la creación de un centro de protección integral para víctimas de violencia de género en Plottier. “Ella quería que sea con el nombre de Mayka, su hija, y ahora lamentablemente tiene que ser en homenaje a las dos”, confió la abogada. Sin embargo, en trece años no se ha cumplido el acuerdo e incluso la mujer murió sin que se concretara.

Gabriela Kletzel, directora del Equipo de trabajo internacional del CELS.

A trece años, el Estado aún no ha dado respuestas

“La muerte de Ivana nos dejó a todos sumamente desconcertados, pero al mismo tiempo la fuerza que ella tenía nos obliga a seguir exigiendo que el Estado se haga cargo”, afirmó la abogada Gabriela Kletzel, directora del Equipo de Trabajo Internacional del CELS quien trabajó a la par de ella tras la denuncia presentada ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

De acuerdo con Kletzel, desde hace varios años se está intentando llegar a una solución amistosa con el Estado. En este sentido, además de una reparación económica, lo que el Estado y la provincia deberían cumplir son políticas públicas para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres.

“El incumplimiento del Estado Nacional y de Neuquén a los compromisos asumidos en el caso de Ivana refleja su política en materia de género: sólo discurso y muy poca acción concreta”, aseguró la abogada. En este sentido, también recordó: “Cuando ella falleció, el Gobierno decretó duelo y es bastante indignante porque en lo que significa materializar acciones para que las cosas cambien no hacen nada”.

“Ivana tenía una entereza y un sentido de la justicia que yo he visto pocas veces”, confió Kletzel y reforzó la idea de que Ivana “siempre trató de que todo lo que ella vivió pudiera servir para generar acciones y que otras mujeres no lo tengan que pasar nunca”.

femicidio
144
Embed

LEÉ MÁS

Un año sin Ivana Rosales: cronología del caso

Habrá un festival homenaje a un año de la muerte de Ivana Rosales

Murió Ivana Rosales, luchadora contra la violencia machista

Una multitud despidió y rindió homenaje a Ivana Rosales

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído