La vaca camina entre las minas

La gestión no será la llave que le abra la puerta de un segundo mandato consecutivo a Mauricio Macri. Depende más del comportamiento emocional del electorado o de lo que evitaría su reelección, entre lo que se destaca el regreso del kirchnerismo al poder. Lo saben los propios y los extraños al Gobierno.

Incluso dirigentes del riñón macrista, como la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, amagaron con salvarse solos del arrastre electoral negativo de la gestión nacional. La rebelión, al final, no ocurrió.

Te puede interesar...

Aranguren dejó un plan inviable para Vaca Muerta. Iguacel no supo cómo desactivarlo. Lopetegui hizo el ajuste.

La gestión para Vaca Muerta no escapó de las generales de la ley. Los errores en ese ámbito les costaron la cabeza a dos pesos pesados en la construcción técnica de Cambiemos: Juan José Aranguren y Javier Iguacel. El primero fue arrastrado afuera del Gabinete por la imprevisión de su plan, que voló por los aires con la corrida cambiaria y la crisis de la deuda. Al segundo se lo llevó puesto su incapacidad para desactivar los males del plan de Aranguren. El ex presidente de Shell craneó la resolución 46, que jaqueó al Gobierno frente a las petroleras al generar un compromiso de pago de subsidios imposible de afrontar a la vez que se cumple con el ajuste exigido por el Fondo Monetario Internacional. Iguacel se cayó sin pena ni gloria, tras generar una decepción enorme en la industria con sus pifias permanentes en el diagnóstico y las presuntas soluciones para los problemas. Gustavo Lopetegui, reemplazante de Iguacel en Energía, contuvo la crisis que le generaba al fisco la resolución de Aranguren con un recorte de subsidios a la producción de gas no convencional. Activó una crisis política, que tiene al gobernador Gutiérrez como actor principal. La película se sigue escribiendo. El final está abierto. Vaca Muerta camina por un campo minado.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído