Lágrimas en la mesa

Por la veda, Mirtha habló poco de política y lloró con el hijo de Sofovich. Tras la emoción, la Chiqui le preguntó sobre la herencia

En un fin de semana diferente, en el que no podía tocarse mucho el tema más importante, el histórico ballotage, Mirtha (igual se dio el gusto de pasar el tema "Cambia, todo cambia", un guiño para el macrismo) se las ingenió para llamar la atención en su almuerzo dominguero. La presencia de Gustavo Sofovich, quien producirá una nueva versión teatral de El champagne las pone mimosas y está armando el gran regreso de Polémica en el bar (por Telefe), le dio el toque emotivo al programa.

La diva de los almuerzos decidió que era el momento de homenajear al hombre que marcó al mundo del espectáculo con su hijo presente, y rompió el clima cuando puso al aire imágenes de su última visita a su mesa. Como era de esperarse, al volver al vivo las cámaras mostraron una mesa regada de lágrimas. "Yo lo veo todo el tiempo", comentó Gustavo, quebrado. "Me hiciste emocionar a mí también", le respondió la Chiqui, quien tampoco pudo contener su emoción y dejó que el llanto la venciera por unos momentos. Fátima Florez, otra de las invitadas, también lloró al recordar a quien fuera su mentor.

Igual, el clima emotivo duró apenas unos segundos porque Mirtha, de nuevo filosa, le preguntó al hijo del recordado productor a quién pertenecía la fortuna que dejó su padre. "La herencia es mía y de mis hijos", respondió Gustavo de forma contundente, y aclaró, ante la insistencia de la Chiqui, que también le dejó dinero a Esther (la mujer que lo acompañó durante más de 30 años) y a todos sus amigos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído