Las aves pueden dormir más de 40 minutos en vuelo

Colocaron un dispositivo en un grupo de fragatas y demostró que se echan una siestita en el aire.

Un equipo de ocho investigadores encontró la primera evidencia científica de que las aves pueden dormir durante el vuelo y tener todas las fases de sueño mientras permanecen en el aire. Esta es la conclusión de un estudio dirigido por Niels Rattenborg, del Instituto Max Planck para la Ornitología en Seewiesen (Alemania).

42’ es el tiempo máximo que duermen en un vuelo. Ya en la tierra, pueden hacerlo 12 horas.

La investigación se realizó midiendo la actividad cerebral de ejemplares de fragatas o rabihorcados y señala que las aves pueden dormir en pleno vuelo con un hemisferio cerebral o los dos hemisferios al mismo tiempo.

Estas aves pueden activar una especie de ‘piloto automático’ y mantener el control aerodinámico durante el vuelo en viajes largos, pero se trata de una suposición si no se mide directamente el estado del cerebro de un pájaro.

Para ello, deben registrarse los cambios en la actividad cerebral y el comportamiento que distinguen la vigilia de los dos tipos de sueño: el sueño de onda lenta y el movimiento ocular rápido. Junto con la Universidad de Zúrich y el Instituto Federal Suizo de Tecnología, se desarrolló un dispositivo para medir los cambios en la actividad cerebral y movimientos de la cabeza de los pájaros al volar. En colaboración con el Parque Nacional de las Galápagos y Sebastián Cruz, biólogo de aves marinas de Ecuador, el equipo se centró en analizar fragatas. Se trata de grandes aves marinas que pasan semanas volando sin parar sobre el océano en busca de peces voladores y calamares.

Los investigadores colocaron una “caja negra” en la cabeza de las fragatas, que transportaron durante vuelos de hasta 10 días a lo largo de 3000 kilómetros.

En ese tiempo, registró la actividad electroencefalográfica de ambos hemisferios y los movimientos de la cabeza. Luego de que las aves volvieran a tierra, fueron recapturadas y el registrador de datos reveló que duermen de forma esperada e inesperada mientras vuelan. Durante el día mantuvieron despierta la búsqueda activa de oportunidades de alimento. A medida que el sol se ponía, el patrón cambió.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído