Las enfermedades de los perros gigantes

Las razas más grandotas tienen sus patologías típicas. Hay que estar muy atentos para detectarlas.

Todas las razas tienen sus particularidades y enfermedades típicas, esas que son esperables que en algún momento de sus vidas surjan. Esta vez vamos a hablar de las razas grandotas, como pastor alemán, siberiano, doberman, gran danés, labrador, san bernardo, dogo argentino y dálmata, entre otras, y sus patologías comunes, como displasia de cadera, hipotiroidismo, síndrome de tambaleo y torsión gástrica. Esta última es la más urgente a resolver con el veterinario porque se produce una dilatación y torsión del estómago por la acumulación de gases, alimentos o líquidos que puede llevar al perro a la muerte.

En el caso de la displasia de cadera, no hay un factor determinado y puede ser hereditaria. Es una malformación coxofemoral que impide a la cadera adoptar su forma correcta. El perro renguea porque le duele mucho y su tratamiento va desde analgésicos hasta cirugía.

Te puede interesar...

Ojo con la artrosis: suele afectar a los perros más viejos. Les duelen las articulaciones y sufren

El hipotiroidismo se genera por el funcionamiento inadecuado de hormonas y produce síntomas como el aletargamiento, colesterol, trastornos de equilibrio, pérdida de pelo, anemia, entre muchos otros. Lo bueno es que tiene un tratamiento sencillo: hay que darles levotiroxina sódica, una forma sintética de la hormona deficiente. En una semana se debería ver la mejoría en el estado de ánimo del perro. De todos modos, para los perros que sufran esta enfermedad, se recomienda periódicamente una visita al veterinario, aun cuando sus síntomas hayan desaparecido por completo.

El síndrome de tambaleo o síndrome de Wobbler también es una enfermedad hereditaria y se presenta como una dolencia del área cervical, que puede provocar deficiencias neurológicas y discapacidad. Su principal síntoma es la descoordinación de las patas posteriores y un desplazamiento a través de brincos. Como es una patología progresiva, se recomienda un tratamiento quirúrgico.

La torsión del estómago. Por Sergio gómez (veterinario)

El síndrome de dilatación y vólvulo gástrico es una enfermedad que afecta a los perros, en la cual el estómago se dilata y luego rota sobre su propio eje. Si bien puede afectar a cualquier raza, es más común en perros de tamaño gigante y el riesgo aumenta con la edad. Factores como el excesivo consumo de agua o alimento o el ejercicio luego de comer aumentan la probabilidad de desarrollarlo. El animal se muestra decaído y baboso, vomita (comida al principio y luego tiene arcadas), y se le puede observar distensión abdominal. Es importante ir al veterinario porque es una urgencia y hay que actuar de inmediato: se administran fluidos endovenosos, se descomprime el estómago y se realiza la cirugía. Para prevenirlo, si tu perro es glotón, podés darle pequeñas porciones de alimento cuatro o cinco veces al día en vez de una sola o humedecerle el alimento.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído