Las Grutas también conquista con el paseo a la restinga

La enorme superficie rocosa de la Tercera Bajada es un lugar ideal para realizar caminatas y conocer la fauna marina en sus estanques naturales.

Desde la costanera de Las Grutas la restinga que se extiende entre la Tercera Bajada parece un continente en miniatura, con lagos, lagunas, arroyos, golfos y bahías, y el mar de fondo.

Son casi mil metros de superficie rocosa irregular y alargada que se revela cuando baja la marea.

Te puede interesar...

En sus concavidades, de distintos tamaños y una profundidad de poco más de medio metro –llamadas pozas científicamente-, alberga una muestra de la vida del océano.

Es una tentación irresistible para muchos visitantes, que se internan en calidad de exploradores a recorrer los recovecos.

Las pozas suelen tener macizos de algas de colores llamativos, y también es habitual encontrar pequeños peces y cangrejos que huyen ante la presencia humana.

Es muy agradable ubicarse con reposeras al borde de las lagunas, cuyas aguas van adquiriendo calidez con el correr de las horas. Por su escasa altura y la proximidad, es magnífico para los chicos.

El estanque más grande, que está en el centro, también es propicio para practicar esnórquel, la modalidad de buceo que utiliza un visor y un tubo para respirar.

El cuadro se completa con la placidez de la calma, pues casi no se escucha el bullicio de la muchedumbre.

El calzado, clave para ir de visita

Para visitar la restinga es muy importante ir calzado, porque los mejillones y los pequeños crustáceos adheridos a la piedra provocan mucho dolor en los pies. Además, hay lugares resbaladizos, con riesgo de provocar caídas.

LEÉ MÁS

Monica Farro, una diosa que disfruta de la tranquilidad de Las Grutas

Declararon la "cuarentena sanitaria" en Epuyén, el epicentro del brote de hantavirus

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído