Las mujeres que llevan sus músculos como arte

Una vida de rutina y disciplina para lucir cuerpos bien marcados.

PABLO MONTANARO
montanarop@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
Llevan sus cuerpos como si fueran obras de arte, esculpidas casi a la perfección; son rigurosas –pero no obsesivas- con las dietas y las voluntades. En la ciudad de Neuquén son cada vez más las mujeres que se vuelcan al fisiculturismo o culturismo, que años atrás era exclusivo para los hombres, y a sus diversas ramas, como el body fitness.

Se las puede ver en los gimnasios haciendo ejercicios de musculación, pero también en competencias regionales, nacionales e internacionales, mostrando sus cuerpos atléticos, equilibrados y musculosos, elegantes y estéticos.

Romina Reggiani es abogada, tiene 40 años, dos hijos y hace cuatro empezó a realizar body fitness, una disciplina en la que el desarrollo muscular es menos marcado que en el culturismo. Afirma que siempre sintió fascinación por los cuerpos trabajados, "musculados", como los denomina. "De chica hice distintos deportes y para empezar en esto tuve que aumentar de peso. Es un proceso porque yo era flaca y tuve que generar alrededor de 9 kilos más. Empecé con 61,5 kilos y para competir llegué a los 62,5", cuenta Romina desde su esbelta y trabajada figura de 1,83 metros.

Lejos de lo que puede pensar el común de la gente, no todo es matarse en el gimnasio, sino que para sostenerse en esta actividad estas mujeres aseguran que la rutina y la disciplina son fundamentales, y sobre todo las dietas. Por eso Romina lleva sus comidas en distintos tuppers.

"Donde quiera que esté, saco los tuppers y me pongo a comer; por lo general, lo hago cada tres horas", contó.

En cuanto al entrenamiento, Romina comenta que el año pasado iba al gimnasio entre cuatro y cinco veces a la semana, pero en la actualidad le alcanza con ir tres días, salvo en los casos en que tiene una competencia por delante.

Descarta que las mujeres que se dedican al culturismo sean obsesivas y sacrificadas: "Lo hacemos porque nos gusta, entonces no podemos hablar de sacrificios". Sin embargo, admite que ha llegado a hacer ciertas "locuras". "Me iba en bicicleta de Neuquén a Cipolletti de noche para ir a entrenar a un gimnasio, llegaba a las once de la noche y quizás no tenía apio en casa y salía a buscarlo a alguna verdulería abierta".

Marina Gatica dejó atrás su lucha contra la bulimia, la pérdida de un embarazo y una grave enfermedad que la llevó a estar en coma. Se recuperó de ese combo de dolores y pérdidas siguiendo los consejos de los médicos. "Estaba muy angustiada, había engordado 20 kilos y para bajar de peso empecé a ir a un gimnasio. El personal trainer me incentivó para que hiciera fitness", comenta. Dice que el fitness barrió con los prejuicios que hay sobre el fisiculturismo, "que se drogan o que es para las lesbianas".

Esta mujer, de 35 años, hace tres empezó a practicarlo y hoy cuenta con numerosos premios, tanto en campeonatos locales como internacionales. "Sin duda que para competir la estética es uno de los factores condicionantes para los jurados. Es fundamental dar sexy, en todos los niveles y categorías se busca que todo sea más sensual, por eso aprendemos a maquillarnos y sobre todo a modelar. En nuestro caso, el espejo es nuestro mejor amigo", concluye, y sigue con su rutina.

"Somos como Los Pumas entrenando"

NEUQUÉN
Así define Romina Reggiani la ejercitación que realizan en los gimnasios, pero agrega que después, en las competencias las cosas cambian: "En las pasarelas caminamos luciendo nuestra estética y belleza, como que nos relajamos".

Recientemente estuvo en el Gran Prix de Fisiculturismo y Fitness que se realizó en Bariloche, donde sobresalió quedándose con el primer lugar en las categorías Bikini Master y Bikini Alta.

En agosto salió tercera en la categoría Bikini Gran Master en Alta Córdoba, en una edición del Campeonato Argentino de la Federación Argentina de Musculación.

Entre sus numerosas conquistas, Marina Gatica destaca el campeonato nacional en Santa Fe en 2013 en la categoría Bikini Fitness, el primer lugar en el certamen patagónico y el séptimo lugar en el Arnold Fitness en Ohio.

Dicen que aprendieron a modelar y que todo se puede lograr con dieta y entrenamiento. "Lamento que haya mujeres que se ven un rollo en el abdomen y digan que tienen que hacerse una lipoaspiración. Les recomiendo ir al gimnasio y hacer dieta, que es más efectivo y barato", señala Romina.

Para Marina Gatica, la clave para triunfar está en la buena alimentación: "No salimos, no tomamos alcohol. Parece una vida aburrida, pero me hace feliz y he logrado buenos cambios en mi vida".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído