Las pescaderías intentan sobrevivir por Semana Santa

Las ventas cayeron al menos un 50% respecto al año pasado. Algunos advierten que es el peor momento en los últimos 33 años.

Por Ailín Trepiana - trepianaa@lmneuquen.com.ar

Las ventas por Semana Santa en las pescaderías neuquinas atraviesan un contexto particular, en medio de la cuarentena obligatoria por la pandemia del coronavirus. La tradición de comer pescado para evitar el consumo de carnes rojas sigue vigente, aunque las ventas cayeron en picada.

Te puede interesar...

Los dueños de las pescaderías reconocen que las ventas se incrementaron, como cada año, por la llegada de Semana Santa. Sin embargo, en medio de la cuarentena, el rubro se vio golpeado, al igual que otros sectores comerciales.

“Si llegamos a vender un 10% de lo que vendimos el año pasado, tenemos que darnos por contentos. El tema del virus afectó a todo el mundo y nosotros no somos la excepción”, aseguró Eduardo, dueño de la Pescadería del Neuquén, ubicada en Diagonal España y uno de los locales históricos de la ciudad. Desde el inicio de la cuarentena obligatoria, dijo que “las ventas bajaron un 60% y compramos prácticamente el 40% de lo que compramos el año pasado”.

A simple vista, las pescaderías de la ciudad tienen largas filas en la previa al inicio de la Semana Santa, pero la distancia obligatoria entre personas es un tanto engañosa. Eso sí, todos toman sus recaudos: algunos locales pequeños deben atender a los clientes desde la ventanilla, mientras que otros permiten el ingreso de hasta dos personas.

AM-pescaderias-(5).jpg

“Las ventas bajaron un 50% en relación al año pasado, aunque siempre se incrementa por Semana Santa. Como siempre, lo que más se vende es la merluza”, indicó Lucas, dueño del local ubicado en Belgrano y Brentana. “Desde el inicio de la cuarentena se notó la baja de ventas, por eso también empezamos a hacer envíos a domicilio. Y en Semana Santa siempre aumenta la venta”, reconoció, por su lado, una de las vendedoras de Ártico, ubicada en Belgrano y Rufino Ortega.

En tanto, en el Club del Pescado y el Marisco, ubicado en Jujuy y Juan B. Justo, también se registró una caída de ventas de al menos el 50% respecto al año pasado. “Ahora por Semana Santa se incrementó respecto a la semana anterior, sí. Pero tampoco hay buena provisión de mercadería, no hay mercadería fresca así que hay que recurrir sí o sí al congelado industrial”, dijo Alfredo, dueño del comercio, donde -por estos días- decidieron extender el horario de atención hasta las 16 ya que, durante la cuarentena, restringieron el horario y cierra a las 13.

Merluza, la estrella de las ventas

El más elegido por los clientes a la hora de comprar pescado es la merluza, y el kilo oscila entre los 300 y hasta los 410 pesos. En su versión milanesa, frita o sólo a la plancha, es la que más ventas se lleva al ser un producto sabroso y económico. Hay quienes, sin embargo, también aprovechan la ocasión para consumir algo especial, por fuera de lo cotidiano y un poquito más caro.

“Tenemos promociones de filet de merluza y la gente está llevando, sobre todo, ofertas. Eso nos está ayudando muchísimo. Hay un mix de mariscos, que viene precocido y que la gente lo lleva mucho para preparar paella o cazuelas”, explicó Eduardo.

En la misma línea se refirieron desde Ártico: “Lo que más se vende es la merluza. Y otros productos que se llevan son lomito de atún, lenguado, mariscos. La gente aprovecha por ahí a darse un gusto”. En tanto, en el local de calle Jujuy, la merluza también está en el top de ventas y se suman el pez gallo, mejillones y langostinos.

AM-pescaderias-(7).jpg

En 44 años, la segunda peor caída

La Pescadería del Neuquén es uno de los comercios históricos de la ciudad. Con 44 “Semanas Santas” encima, su dueño Eduardo Ormazábal reconoce que atraviesa, por segunda vez, la mayor caída de ventas, después del primer levantamiento militar de los Carapintadas.

“Este es el segundo bajón que tuvimos. El primero fue en el año 1987, que estuvimos dos años pagando la mercadería que habíamos comprado. Pusimos mucha expectativa, creímos que las ventas iban a ser como el año anterior, y cuando se levantó Aldo Rico se paralizó el país. Neuquén estaba paralizado y acá no entraba nadie. Estuvimos dos años trabajando gratis”, aseguró el comerciante en diálogo con LMN.

Ormazábal, sin embargo, destacó que gracias a las redes sociales las ventas “se están empezando a mover un poquito más”, pero que “otros años, la fila era de una cuadra”.

“Seguimos siempre con mucho esfuerzo y sacrificio por parte de la familia. Hoy por suerte ya tenemos experiencia. Tenemos una clientela espectacular y son los que nos dan ánimos para seguir. Eso te mantiene con ganas, con garra y pasión. Esperamos que esto se mejore en beneficio de todos”, aseguró.

LEÉ MÁS

Advierten que hay más gente en las calles de la ciudad

El fantasma del desempleo es realidad en comercios

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído