Las reservas hoteleras, por el piso ante la falta de nieve

No superan el 30 por ciento. Temen que el mes ya esté perdido.

Neuquén.- Los destinos turísticos regionales están más que preocupados por la falta de nieve en los cerros, ya que lucen más verdes que en pleno verano. Según indicaron, en Villa La Angostura las reservas apenas se ubican en un 30%, en tanto que en San Martín de los Andes no superan el 30% y en Caviahue alcanzan el 40%.

El titular de la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Villa La Angostura, Leonardo Morsella, admitió que la ausencia de nieve en el cerro provoca incertidumbre en el sector, no sólo en los hoteles de menos estrellas sino también en los de cuatro, porque tienen una gran infraestructura y empleados que sostener.

En cuanto a la tarifa de gas, señaló que dejó de ser un problema porque ya está regularizada. Además, hizo hincapié en que se aguarda con cierta expectativa, tal como se había anunciado, que finalmente este fin de semana caiga la primera nevada y que coincida con el inicio del receso escolar.

El lunes que viene comenzarán las vacaciones de invierno, aunque los potenciales turistas podrían viajar este jueves con motivo del feriado.

El director de Comunicaciones y Relaciones Institucionales del municipio de Caviahue–Copahue, Gastón Rodríguez, aseguró que, como el cerro está a más de 1600 metros de altura, cuando la nieve es escasa en el resto de la provincia, ellos tienen más probabilidades de tener mayor cantidad.

Poco: Para mañana se esperaban algunas nevadas, pero no durarían más de 24 horas.

“Hay preocupación porque es un producto fuerte y es lo que se espera durante el resto del año. Se sabe que en algún momento va a nevar. Se habla de alargar la temporada hasta octubre”, adelantó Rodríguez.

Por su parte, el vicepresidente de la Asociación Hotelera Gastronómica de San Martín de los Andes, Agustín Roca, y propietario de una hostería, indicó que las reservas rondan el 30%, pero hay una proyección de ocupación que no superará el 60% al finalizar la temporada.

“Particularmente, las reservas en mi hostería no superan el 15%. Podrá haber picos del 100% en algún momento, nieve mediante, pero la ocupación no será superior al 60%. San Martín dejó de ser un destino caro porque no se trasladaron los costos de la tarifa del gas a los precios”, sostuvo Roca.

Si bien indicó que no hay cancelaciones, el problema será la reinversión porque están usando las ganancias de la temporada anterior para costear los gastos. Se esperanzó con que repunte la temporada, al tiempo que dijo que “se espera que el Gobierno estudie un apoyo” al sector.

“En el pueblo hay una angustia porque entre 800 y 1000 personas están esperando que abra el cerro Chapelco para poder empezar a trabajar, pero ni siquiera fueron llamados. Incluso empleados de comercio que renunciaron un mes antes en diferentes pubs porque ganaban 14 mil pesos para poder ganar 25 en el cerro y aún no puede abrir”, explicó Darío Betancur, chef del hotel Amancio, que cerrará esta temporada invernal hasta la primavera (ver aparte).

Dijo que al regirse la economía local alrededor del producto nieve, “esta temporada ha sido un desastre”. “Me atrevo a decir que el 60% de la población la está pasando mal”.

Desde el complejo Chapelco Ski Hotel, Viviana explicó que prácticamente no tienen reservas para julio y que sobrellevan la situación con las reservas de contingentes para agosto. “Estamos sujetos a la nieve. Los que no trabajen con contingentes van a estar muy complicados. Agosto lo tenemos vendido, pero julio se perdió. Es muy triste, uno espera trabajar la temporada alta y ahora es difícil que se llene”, agregó desde la recepción del hotel.

Con tristeza, un hotel decidió cerrar sus puertas

Michel Nieddu no sale de la pesadumbre que lo invade desde que decidieron cerrar por primera vez en plena temporada invernal. Nieddu es el gerente del Hotel Amancio que está frente al lago Meliquina, a 40 kilómetros de San Martín de los Andes. Le apena haber tenido que desistir de convocar a trabajar a los 18 empleados para la temporada porque la situación se tornaba insostenible.

“Nuestro problema más serio es que llevamos diez años de promesas incumplidas de parte de la Provincia de llevar la electricidad a Meliquina. A eso se le suma que tampoco contamos con gas envasado y no tenemos asistencia. Esto es terrible; si por lo menos tuviéramos alguno de los dos servicios”, se lamentó Nieddu.

La situación se hace extensiva a los 200 habitantes de ese paraje, pero a ellos en particular les hizo tomar la decisión de no abrir por primera vez en seis temporadas hasta la primavera. “Son 18 empleados que no convocamos. Es una tristeza enorme porque la mayoría trabaja con nosotros desde que abrimos en el 2010 en invierno. El consumo del generador es mayor”, explicó Nieddu.

Y agregó: “Es una lástima. Esto es como un hijo para mí. Nosotros estábamos preparados, pero la falta de nieve y el consumo alto de gas (cada tubo cuesta mil pesos) y de generadores se hace insostenible. El Estado tendría que estar presente. Pagamos 80 mil pesos de impuestos inmobiliarios anualmente”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído