Las rutas fueron un caos y hoy lanzan más protestas

La medida de ATE se sintió fuerte. No hubo acuerdo con el Gobierno.

Alejandro Olivera
olivera@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
Una cortina de humo negro, el sonido de los bombos y una masa exultante. La imagen podría asustar a cualquier desprevenido. Sin embargo, fue la ambientación en las inmediaciones de los puentes carreteros ayer por la mañana por la protesta de los sindicatos ATE y ATEN, en el marco del paro convocado por la CTA.

Muchos automovilistas aprovecharon a pasar por los puentes muy temprano a la mañana para evitar los piquetes que se habían anunciado.

Los manifestantes se mostraron distendidos, mientras que miles de personas sufrieron uno de los peores días del año. Es que tuvieron que cambiar su rutina para poder trasladarse entre las localidades vecinas e incluso algunos no lo lograron.

Durante el reclamo, los trabajadores se despegaron de sus rótulos de profesionales y se enmarcaron bajo una misma bandera. Un hombre corpulento dirigía la batuta de la murga junto a una mujer que golpeaba enfáticamente su tambor y arengaba a sus pares a que cantaran.

El maquinista del Tren del Valle tocó el claxon al pasar y reavivó a la masa de gente que se encontraba apostada cerca de los concurridos baños químicos.

Como contracara, pequeños grupos de personas atravesaban el puente a pie, con cara de fastidio, resignados e impotentes.

Lo mismo ocurrió en otros puntos de la provincia. La interrupción del tránsito en la ciudad fue sólo uno de los 11 cortes que hubo en todo el territorio neuquino. Los demás se realizaron en los accesos a Centenario, Picún Leufú, Cutral Co, Rincón de los Sauces, Zapala, Chos Malal, Junín de los Andes, Piedra del Águila, Villa La Angostura, Caviahue y Copahue.

Varias líneas de colectivos tuvieron que modificar sus recorridos para adaptarse a las circunstancias. Mientras que decenas de taxis se ubicaron en Independencia y formaron un semicírculo hasta la Ruta 22, a la espera de pasajeros.

Este fue el resultado de las negociaciones estancadas entre el Gobierno y los gremios.

Los puentes carreteros representan uno de los corredores más importantes del país, ya que unen el Atlántico con la cordillera y es el principal camino para llegar a la zona de los centros invernales.

En el carril con sentido Neuquén-Cipolletti, un colectivo de larga distancia encabezaba la extensa cola de automóviles que aguardaban la apertura de los carriles para poder desarrollar sus actividades con normalidad. Los rostros de sus pasajeros comunicaban resignación.

Con equipos de mate y termos de café, los estatales se defendieron del frío y recordaron a aquellos compañeros que, al mismo tiempo, reclamaban en lugares con condiciones climáticas mucho peores.

Si bien el corte fue total, hubo excepciones. Ya que en dos ocasiones les abrieron el paso a ambulancias que venían con las sirenas encendidas.

En Centenario, los desocupados que responden al grupo del piquetero Héctor “Zapallito” Molina bloquearon la Ruta 7 a la altura de la estación de servicio Petrobras. Denunciaron que se cayó un cupo de planes sociales, pero la medida perjudicó al tránsito desde esa ciudad a la capital.

El secretario general de ATE, Carlos Quintriqueo, expresó: “Pechi nos alcahuetea como Quico con su mamá”, y aseguró que la medida de fuerza “no es un capricho, aunque tampoco es la medida más simpática”. La referencia fue directa al intendente capitalino, que había pedido al gobierno de la provincia que garantizara el libre tránsito a raíz de los piquetes.

Cerca de las 15, los manifestantes levantaron la drástica medida para concurrir a la mesa de negociación a la que convocó el Gobierno, pero que también fracasó (ver página 4). Fue a partir de ese momento que las rutas quedaron liberadas y todo volvió a la normalidad, después de un día realmente caótico en el que todos, sin distinción de trabajo ni clase social, sufrieron el reclamo de un sector.

ÚNICA OPCIÓN
El tren salió favorecido

Si de algo sirvió el bloqueo de tránsito que realizó el gremio ATE en los puentes carreteros, fue que el Tren del Valle tuvo una inusual demanda de pasajes.

Tanto en la terminal de Cipolletti como en la de Neuquén, hubo largas colas para poder tener un pasaje que los transportara de una ciudad a otra.

UPCN dividió las aguas

NEUQUÉN
El gremio UPCN no participó del multitudinario paro de ayer y tampoco realizó otras medidas de fuerza, ya que se encuentra en pleno período de negociación con el Gobierno.

El Ejecutivo convocó al sindicato a una reunión ayer por la tarde -luego del encuentro con ATE-, por lo que se mantuvo al margen de las manifestaciones que se llevaron a cabo en los puentes carreteros.

El secretario general de ATE, Carlos Quintriqueo, opinó al respecto y dijo que “UPCN es el apéndice del Estado”. “Hacen lo que el Gobierno quiere que hagan”, sentenció.

UPCN pedía un aumento trimestral de aproximadamente el 15 por ciento y propuso negociar en octubre el monto del último trimestre. Por su parte, Provincia les ofrece el 11.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído