Le dieron tres años de prisión por una violenta entradera

El fiscal pidió 7 de pena y la defensa 5. Se unificó con una condena de 4 en Rafaela, por lo que pasará 7 años preso.

Neuquén

“Nos conocemos de chiquitos”, interrumpió Gabriel Enrique Mora, y realizó un gesto marcando la estatura de un nene pequeño, mientras era acusado de robo y encubrimiento. El delincuente, declarado reincidente, se refería a un testigo que estaba sentado a escasos metros. El mismo vecinito de su niñez era ahora el policía que lo reconocía como ladrón ante la Justicia, luego de haberlo detenido.

Ayer se realizó una audiencia en la que un tribunal, compuesto por los jueces Alejandro Cabral, Martín Marcovesky y Héctor Rimaro, le dictó al hombre una pena de siete años de prisión efectiva.

Fue por dos hechos en los que Mora fue acusado por robo calificado por el uso de arma de fuego, en poblado y en banda, y por un encubrimiento, unificado con una condena anterior de cuatro años, por otro robo en la localidad de Rafaela, en Rosario.

Las vueltas de la vida volvieron a cruzar a dos hombres que se criaron a sólo una cuadra de distancia. Un ladrón de barrio Progreso y un efectivo policial de Unión de Mayo. “Era el hijo del kiosquero”, señaló el uniformado, tras identificar a Mora y aseverar que es conocido en el ambiente delictivo por robos calificados.

El primer hecho ocurrió el 29 de enero a las 23, cuando el delincuente ingresó junto a dos encapuchados a una vivienda ubicada en la calle Rioja al 900, de la capital neuquina. En esa ocasión, los ladrones se llevaron 100 mil pesos, 4 mil dólares, una tablet, un GPS, ropa, perfumes, joyas de oro, una escopeta 260 de colección y un Peugeot 207.

Por otro lado, el 1 de marzo, Mora fue detenido cuando transitaba en una Volkswagen Amarok denunciada como robada el 25 de febrero.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído