Le sacó fotos a su tío en el cajón y las mandó por Twitter

No sólo eso: lo ridiculizó al agregarle orejas de perro a la imagen del cadáver. Repudio mundial.

Japón
En Japón, a veces pueden pasar cosas insólitas. Sobre todo cuando se trata de tecnología. Pero también pueden ocurrir situaciones de mal gusto, incluso hasta macabras. El último claro ejemplo de ello se dio en un velorio. Un hombre acudió al sepelio de su tío y, al acercarse a ver el cuerpo en el ataúd, se le ocurrió lo impensable: tomó su teléfono celular, entró a su cuenta de Snapchat y decidió utilizar uno de los filtros más conocidos, el intercambio de rostros (llamado face swap), ni más ni menos que con el muerto.

150 Los millones de usuarios diarios de Snapchat. El 60% tiene entre 18 y 24 años.

Tras capturar la imagen, el usuario probó un filtro más de esta famosa red social de intercambio de contenidos multimedia. Eligió el efecto especial de las orejas y nariz de perro, y también lo aplicó al hombre que estaba en el ataúd. Una vez cometida la locura, el dueño del celular compartió las fotos con el siguiente mensaje: “Me voy a ir al infierno”, con el que ironizaba la situación. En poco tiempo se generó un auténtico escándalo viral.

Las imágenes del hombre muerto con orejas y nariz de perro fueron dadas a conocer en Twitter por el usuario @0kbps con el texto: “De esas cosas de las que te ríes mientras te sientes horrible por reírte de eso todo el tiempo”. Pese a que hubo más de tres mil retuits, la reacción de otros cibernautas no se hizo esperar.

El tuit se llenó de insultos y llamadas de atención, que consideraron las fotos como una falta de respeto al difunto y a sus seres queridos. Algunos calificaron al hombre de “enfermo”, mientras que otros incluso le pidieron directamente que se suicidara.

Aunque es bien sabido que una de las ventajas de Snapchat es que todas las fotografías y videos se borran en 24 horas y recibes notificaciones de cuando alguien roba tus imágenes mediante capturas de pantalla, ello no te exime de ser exhibido en otras plataformas. Y eso es lo que le pasó a este japonés que intentó hacerse el gracioso y terminó condenado en las redes sociales.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído