El clima en Neuquén

icon
29° Temp
12% Hum
LMNeuquen Leopoldo Luque

Leopoldo Luque: "estoy a disposición de la justicia"

Leopoldo Luque, médico de Diego Armando Maradona, asegura estar en total disposición de la justicia ante las investigaciones de un presunto "homicidio culposo".

Leopoldo Luque, médico personal de Maradona, habló con la prensa luego de que la Justicia allanara su casa en la causa que investiga una posible homicidio culposo del ex futbolista. “Estoy a disposición de la Justicia. Sé lo que hice con Diego y sé cómo lo hice. Tengo todo para mostrar. Estoy absolutamente seguro de que hice lo mejor que se podía con Diego”, afirmó Luque frente a las cámaras de televisión, desde su casa en el barrio de Adrogué.

Aunque el procedimiento fue sorpresivo, Leopoldo Luque, cooperó con los efectivos de la DDI de San Isidro de la Policía Bonaerense y de la PFA. “Lo que pidieron lo tuvieron. Se llevaron la historia clínica que yo llevo de Diego, con todos los registros de las atenciones que yo hice y de los profesionales que participaron; los dispositivos electrónicos de todo tipo: discos rígidos, computadoras, celulares todos desbloqueados. Siempre estuve a disposición”, sostuvo ante la prensa y volvió a defender su proceder. “Sé lo que hice y cómo lo hice. Tengo todo para mostrar. Estoy absolutamente seguro de que hice lo mejor que se podía hacer con Diego”, sostuvo Leopoldo Luque.

Te puede interesar...

Embed

En sus declaraciones, Leopoldo Luque, se defendió de las acusaciones por haber dado de alta al Diez prematuramente. “Estoy muy mal porque se me murió mi amigo. Él necesitaba ayuda. No había forma de entrarle: él tenía autonomía, él decidía todo el tiempo. Yo no podía decirle: ‘Sobre este tema no podés decidir’. Diego era muy difícil. Me echó un montón de veces de su casa. Me echaba y después me llamaba. Esa era la relación que teníamos. Yo hacía sugerencias y él las aceptaba o no. Yo lo acompañaba al médico, lo acompañaba hasta el dentista, porque si no estaba al lado, Diego no se sacaba ni una muela”, aseguró Leopoldo Luque.

“Diego era un paciente de alta. Todo lo que se logró, como poner una enfermera estaba de más. Para todo se necesitaba el consentimiento de Diego: él podía echar a todos, como lo hizo, como echó al acompañante terapéutico, no lo quiso y se fue”, dijo Leopoldo Luque.

“El alta neuroquirúrgica la tenía. El alta de la clínica la tenía. Después fueron sugerencias sobre las que el paciente tiene que tener voluntad. Yo no puedo obligar a un paciente e internarlo en un manicomio si no tengo criterio psiquiátrico. Yo no puedo llevarlo a un centro de rehabilitación si el paciente no quiere. Después, el paciente se podía haber ido cuando quería, hay videos donde él está bien, que todavía no van a salir, pero ya van a salir”, aseveró Leopoldo Luque.

DIEGO ARMANDO MARADONA.jpg
Continúan las investigaciones sobre la muerte del paciente de Leopoldo Luque.

Continúan las investigaciones sobre la muerte del paciente de Leopoldo Luque.

El jueves 12 de noviembre (un día después de que Diego Maradona recibió el alta) Leopoldo Luque fue visitar a Maradona al barrio San Andrés. “Voy a verlo y pasó lo que pasó siempre con Diego. Cuando Diego se pone mal, echa a todo el mundo. ¿Y qué se hace con eso? Lo que pasó el jueves fue que yo entré a la casa y él no quería recibir a nadie: no quería recibir al clínico, no quería recibir a nadie. ¿Quién era el único que podía ingresar a la habitación de él como profesional? Yo. Yo era al único que él podía bancar ahí adentro, ¿por qué? Porque él ya sabía quién soy yo”.

Según Leopoldo Luque, Diego lo recibió y luego lo echó. ‘Luque déjame tranquilo, dale, la concha de tu hermana', me dijo. Yo sentado a un costado pidiéndole un esfuerzo más y él me echó. Entonces, todo lo que hice con él, fue todo de más. No es que yo hice de menos. Le pedía que se levante, que reciba a las hijas porque no quería recibir a las hijas”.

Respecto al estado del Diez dijo que el control neurológico era bueno. “Él no estaba tomando alcohol y las pastillas estaban acomodadas por un equipo de salud mental. Había toda una contención, no era el Doctor Luque. Si yo le decía: ‘Diego, levántate’, era un plus. Pero si el paciente me decía: ‘Andate’. Yo, ¿qué puedo hacer?” preguntó Leopoldo Luque.

“Me levanto y me voy. Después me siento y le digo: ‘A vos no te voy a dejar así'. Yo nunca lo dejé a Diego. Porque todos se iban. Todos. Porque es muy fácil hablar de la vereda de enfrente. Yo lo podría haber hecho y todo este quilombo se evitaba. Lo hice porque lo amaba, porque lo quería. Sabía que necesitaba ayuda. Entonces, cuando él me dice eso, me levanto y le digo: ‘Diego, para que yo me vaya, primero tenés que levantar de la cama. Y segundo me tenés que agarrar’”.

De acuerdo con el relato de Luque, cuando fue a sacarle los puntos, Diego lo desafió. “Me miró y me dijo: ‘Ah tenés miedo’. Esa era nuestra relación”.

“Incluso se dijo la estupidez de que yo a Diego lo externo. Al revés: yo fui el que lo llevó a la clínica. Me tuve que meter en el cuarto con él y casi agarrarme a piñas para llevarlo a una clínica. Él ya estaba de alta, él tenía que convencerse de mejorar. ¿Cómo convences a un señor así? Cuando la Justicia o un médico cree que el paciente tiene un riesgo inminente de muerte, o de daños a terceros se hace algo. Pero el riesgo de Diego era el consumo, no era un ataque cardíaco. Si nosotros hubiéramos creído que necesitaba un desfibrilador y una ambulancia, ese tipo estaría internado en una unidad coronaria”, agregó.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario