Llegó desangrada y no la atendieron en el hospital

Fue en Junín. Le dijeron que los médicos se habían ido a comer.

Junín de los Andes

Una mujer denunció un grave caso de desatención médica que se habría producido en el hospital de Junín de los Andes el último sábado al mediodía. Luciana Vega, de 29 años, se acercó hasta este centro asistencial a raíz de que sufría un importante sangrado vaginal, conocido como metrorragia.

Después de esperar allí dos horas, un médico se hizo presente, le indicó una inyección para que le aplicara una enfermera y no volvió a atenderla. Pasados otros 45 minutos, viendo que su estado no mejoraba, y luego de solicitar de manera infructuosa la presencia de algún profesional, la mujer decidió abandonar el lugar en compañía de un familiar y dirigirse al hospital de San Martín, donde fue atendida, le contuvieron la hemorragia y le hicieron los estudios correspondientes para determinar las causas de lo que le sucedió.

En esa misma ciudad, Vega presentó ayer una nota al jefe de la zona sanitaria para contar lo ocurrido. “No quise volver al hospital de Junín a hacer la queja, preferí dirigirme a un superior para informar lo que me pasó”, señaló al ser consultada por este diario.

La mujer contó en detalle el muy mal momento que le tocó atravesar, que se inició cerca de las 13, cuando se hizo presente en el hospital de la ciudad en la que vive. “A las 15 dicen mi nombre, me paro de la silla y se hace una laguna en el piso. La enfermera que me llama me mira como diciendo ‘y ahora hay que limpiar’. Entonces, enojada, le digo que era lógico lo que me pasaba por el estado en el que me encontraba y las horas que había estado esperando”, apuntó Vega, y continuó: “Paso al baño e intento limpiar mi ropa y todo lo manchado con lo poco que me ofrecen, ingreso al consultorio y viene el médico. Indica que me hagan un inyectable para que pare la metrorragia, la enfermera lo hace y nos hacen pasar a un sector donde hay camas, para esperar a que la medicación haga efecto”.

“Luego de 45 minutos, siguiendo en las mismas condiciones y al ver que la metrorragia no paraba, mi mamá va a consultarle a la enfermera cuánto más había que esperar y ella le dice que media hora, a lo que mi mamá le dice que ya había pasado más tiempo. Entonces la enfermera le contesta que había que esperar otra media hora más a que los médicos terminen de almorzar”, agregó.

Desde el hospital de Junín, su director, Agustín Fagés, indicó que no tenían ninguna queja formal presentada y que se había enterado del tema a través de una publicación en una red social. “No quedó ningún registro, la paciente no dejó asentado el reclamo, por lo que no podemos decir nada más”, se excusó, y aseguró que consultó sobre el tema con el médico que la atendió, Federico Valenzuela, y que la explicación le resultó “satisfactoria”, aunque se negó a dar más detalles “porque se trata de un secreto profesional”. Dijo que las “puertas del hospital están abiertas” y que no estaba en condiciones de explicar nada más al no existir una presentación formal ante el hospital.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído