El clima en Neuquén

icon
Temp
65% Hum
La Mañana padre

Llevó a su padre en brazos por 12 horas para que se vacune

La historia del increíble esfuerzo de un joven indígena de la Amazonia brasileña para que su papá pueda recibir la vacuna contra el COVID.

"El momento más memorable de 2021", escribió en su cuenta de Instagram el doctor Erik Jennings, un especialista en salud indígena que trabaja en la compleja Amazonia de Brasil. El texto acompañaba una imagen que resumía la historia de la lucha de una familia de una remota aldea para poder tener su vacuna contra el COVID.

El médico define su labor como "una misión social, educativa y ambiental" y presentó, ante sus más de 13 mil seguidores en la red social, al joven Tawy Zoé. ¿Por qué le llamó la atención este muchacho indígena? Porque recorrió durante 6 horas por los difíciles caminos de la selva más peligrosa con su padre, Wahu Zoé, en los hombros para que pudiera darse la vacuna contra el coronavirus.

Te puede interesar...

"Para recibir la primera vacuna contra la COVID-19, Tawy cargó a su padre durante seis horas dentro de un bosque con colinas, arroyos y obstáculos hasta nuestra base", describió el especialista, quien trabaja en uno de los centros de vacunación de la peligrosa región. Lo más curioso para el especialista fue ver que, una vez que recibió la dosis, el joven cargó nuevamente a su padre en su espalda y recorrió otras seis horas hasta regresar a su hogar. "Una vez que se aplicó la vacuna, volvió a poner a su padre boca arriba y caminó durante otras seis horas hasta su aldea. Llega el año 2022 y no se ha registrado ningún caso de COVID-19 en la población de Zoé", añadió el médico.

Según la agencia de Noticias San Sebastiao, los pueblos indígenas de la etnia Zoé conviven con agentes de salud desde hace apenas tres décadas. Hasta entonces no habían tenido ningún tipo de contacto con la llamada civilización y hasta el día de hoy "mantienen sus formas de organización social y territorial".

A su vez, de acuerdo a lo explicado por Jennings en una entrevista con GQ, esta tribu vive en una zona de densos bosques entre los ríos Cuminapanema y Erepecuru, en el norte de Pará. Hablan tupi-guaraní y hace nada más que cuatro años, los jóvenes y los jefes de aldea aprendieron a comunicarse en portugués.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario