Lo condenaron por violar a su hijo de 2 y sigue libre

La mamá teme que se escape. El pequeño está con tratamiento.

Carolina Diocare

policiales@lmneuquen.com.ar

“¿Por qué mi papá me hizo esto?” es la pregunta que, con tan sólo 5 años, el hijo de Candela le hace, a tres años de develarle que su papá lo violó. En un caso sin precedentes, la Justicia condenó al joven, de 24, por el hecho y le dictó 9 años y 6 meses de prisión, sin necesidad de que la víctima declarara en cámara Gesell. Pero dado que la sentencia no está firme, el violador sigue en libertad y resta una impugnación.

Con 24 años, Candela pelea por su hijo, que se encuentra bajo tratamiento psicológico y le pide irse lejos para no ver nunca más a su padre. “No lo quiere ver”, sentenció ella tras relatar a LMN la compleja situación en la que se encuentra.

Es que el miedo está latente y salir de su casa podría implicar cruzarse con su ex pareja, condenado por abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y la convivencia.

pieza-condenado.jpg

“A tres cuadras queda la casa dónde él se queda cuando no está en La Pampa”, afirmó ella en referencia al joven, el mismo de quien se separó en 2014 por violencia de género y al que un año después le dictaron una restricción de acercamiento. “Estoy encerrada en mi casa para no cruzármelo a él o a su familia. Me da miedo salir”, señaló y de inmediato recordó el día en que cruzarlo en el súper provocó que el nene se pusiera mal y muy nervioso. “Se quería ir, no voy a exponer a mi hijo a que pase por eso”, indicó tajante Candela.

“Se va a hacer una audiencia de impugnación y tenemos un poco de miedo de que quieran tirar todo para atrás”, apuntó la joven madre, y aclaró: “Lo único que quiero pedirle a la Justicia es que siga escuchando a mi hijo”.

Luego, Candela aseguró: “Quiero que vaya preso y sacarle el apellido (al nene). Me da mucha bronca verlo, en las audiencias se muestra soberbio, se ríe. Te cansa el proceso, psicológicamente esto te mata”, describió.

Fue en febrero de 2016 que su hijo volvió de la casa de su papá (por un régimen de visita) y, con 2 años, le pidió no volver a verlo nunca más. Cuando ella le preguntó por qué, su hijo le reveló lo que venía sucediendo desde marzo de 2015. “Me quedé en shock. A mi hijo no”, recordó.

“Eso fue en febrero y en marzo se fue a La Pampa, se escapó como una rata. Al juicio llegó con pedido de captura”, concluyó la joven.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído