Los alimentos sin gluten son cuatro veces más caros

Desde Neuquén pidieron a Nación que sean incluidos al programa de Precios Cuidados.

La cantidad de gente con celiaquía o que sufre algún tipo de intolerancia al gluten crece de manera exponencial en todo el mundo y Neuquén no es la excepción a la regla. Con ello, también se incrementa la demanda de alimentos sin TACC que, por lo general, son más caros que el resto, tanto en lo que tiene que ver con la materia prima con la que se elaboran como en el producto final. Dos, tres y hasta cuatro veces más puede llegar a pagar una persona en la búsqueda de un producto sin gluten respecto de uno similar que sí lo contiene.

Por tomar un ejemplo, un kilo de harina tradicional cuesta entre 25 y 30 pesos, mientras que una premezcla apta para celíacos (que puede contener harina de arroz, fécula de maíz y mandioca) oscila entre los 120 y 140 pesos. Se trata de un insumo que se asemeja a la harina de trigo y que sirve para la elaboración de bizcochuelos, panes o pizzas y al que, según el caso, se le debe agregar agua, huevo o leche.

Te puede interesar...

Si se compra un producto ya elaborado, la relación no es muy distinta: un paquete de medio kilo de fideos sin gluten cuesta en un supermercado $70, frente a los $20 o $30 de los tradicionales, dependiendo de la marca. Lo mismo ocurre con las galletitas y bizcochos.

A su vez, una docena de empanadas cuesta $780, la misma cantidad pero de tortas fritas $300, mientras que un kilo de pan se vende a $250. En Neuquén hay un solo lugar especializado en la elaboración de esta clase de productos sin TACC listos para comer.

“El sobreprecio respecto de los alimentos que tienen harina se debe a que son más difíciles de elaborar, dado que llevan muchos ingredientes que hacen, por ejemplo, que un pan quede lo más parecido al tradicional”, explica Ángeles Hernández, técnica en gastronomía, especializada en alimentación saludable.

“Los cuidados que hay que tener para evitar la contaminación empiezan en la compra de un producto que debe estar cerrado. No se puede adquirir nada suelto y al momento de guardarlo debe almacenarse por separado del resto”, resalta Hernández, que forma parte del Grupo Interdisciplinario de Atención Integral del Paciente Celíaco de Neuquén (Giapacen).

Propuestas para que haya un menú

La disposición de productos para celíacos hoy está regulada por una ordenanza, al menos en lo que tiene que ver con los supermercados, que están obligados a contar con una góndola. De allí surgió un proyecto de declaración, que pasó por comisión y que será aprobado en la Legislatura neuquina, que solicita a Nación incorporar una serie de alimentos al programa de Precios Cuidados. Otra iniciativa de ley propone que hospitales, cárceles, geriátricos, empresas de transporte deben ofrecer al menos una opción de alimento o un menú libre de gluten.

El problema de comer afuera

No hay locales

En 2012, el Deliberante sancionó una ordenanza que obligaba a los restaurantes con más de 20 mesas a incluir en sus cartas platos aptos para celíacos. Fue vetada en 2013 bajo el argumento de que era inviable para los comercios por costos y operatividad.

Precauciones

La nutricionista Fabiana Echeverría advirtió que no es necesario contar con otra cocina dentro del establecimiento para ofrecer opciones libres de gluten. “Tomando precauciones de higiene y evitando la contaminación, pueden brindar un menú”, dijo.

LEÉ MÁS

Proponen que haya una góndola "cardiosaludable" en los súper

Alimentos libres de gluten: enseñan cómo manejarlos

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído