El clima en Neuquén

icon
Temp
89% Hum
La Mañana guardavidas

Los dos guardavidas declararon no haber visto caer a la nena

Los dos guardavidas que fueron enjuiciados por la muerte de una nena en una pileta de ATE declararon y recordaron cómo fue esa tarde del 3 de febrero de 2019.

Al inicio del juicio, luego de los alegatos de apertura, la defensa adelantó que los acusados querían declarar y que responderían preguntas. Ambos guardavidas, una joven de 24 años y un joven de 32, relataron sus inicios en la profesión, que los llevó a estudiar eso, cómo consiguieron el trabajo en el predio de ATE y lo sucedido aquel trágico día del 3 de febrero de 2019 en que murió Celina, la nena que se ahogó en una de las piletas. Este martes, la Justicia los absolvió del delito de homicidio culposo, como había solicitado la fiscalía y querella que se los responsabilice.

La primera en declarar fue la joven de 24 años. "Es una situación bastante difícil para mí estar sentada acá y pido disculpas si en algún momento freno la declaración", comenzó la joven, quien contó que estudió para guardavida para seguir los pasos de su bisabuelo y su papá y que se recibió en 2017. El primer año estuvo en otro predio y al segundo consiguió trabajó en el predio de ATE, donde estuvo dos años. El cuarto estuvo en un balneario municipal neuquino y el quinto regresó a ATE.

Te puede interesar...

La guardavida mencionó que en su primer año no tuvo buenas experiencias laborales, ya que la paga era poca y también porque era "mujer, joven, muy chiquita de tamaño" y "la gente no respetaba". Por ello, al año siguiente se propuso buscar en otro lugar y repartió curriculums en varios predios.

En ese recorrido, la llamaron del predio de ATE en Plottier porque necesitaban guardavidas y si conocía a otro, porque requerían dos. De esa manera, los dos jóvenes acudieron a una entrevista y a conocer el predio. Fue en ese momento donde se dieron cuenta que las piletas eran relativamente nuevas y que hacía falta mucha cartelería con las normas de convivencia y para seguridad de las personas. Charlaron con los responsables y se colocaron.

En los mismos dice por ejemplo que "hay que ingresar al sector piletas con traje de baño únicamente; no se puede correr; no se pueden realizar movimientos bruscos -que incluye no empujarse ni hacer mortales-; los niños tienen que ser cuidados por un responsable dentro y fuera de la pileta; que no se pueden ingresar con changuitos de bebes, sombrillas o reposeras ya que esos elementos impiden movilidad ante un rescate", detalló la joven.

pileta ATE 1.jpg

El trágico hecho sucedió durante la segunda temporada que ambos guardavidas hacían en el predio. Ese domingo 3 de febrero de 2019, con casi 40 grados de temperatura, llegaron a las 13:30 y comenzaron a hacer las tareas de control de las piletas, como era habitual. Se revisa las condiciones del agua y se procura tener todos los elementos de primeros auxilios, que recordó que esa tarde fue a buscar más insumos a enfermería porque al ver que habían varios cumpleaños con muchos niños, era probable que haya alguno con sangrado de nariz por el calor o golpes.

Después de eso, a las 14 se dirigieron a la puerta de ingreso y comenzaron a dejar entrar a la gente. Ahí se les informa las reglas del sector y se controla que tengan las pulseras de la revisación médica, que tengan el pelo atado y que no ingresen con zapatillas, entre otras cosas.

"Hay cosas que sinceramente no me acuerdo, el recorrido lo fui memorizando día a día desde que pasó", expresó la guardavida, que se quebró al rememorar ese día. Ella recordó que estaba haciendo la prevención a una señora que le consultaba sobre las piletas y cuando estaba explicándole, observó a tres adolescentes haciendo mortales, por lo que le avisó a su compañero que iba a ir a decirles que no podían hacer eso. "Cuando volví a la entrada, mi compañero me señaló a una nena de 3 ó 4 años que venía sola caminando, la agarré y empecé a mirar las piletas a ver si encontraba a los padres. La llevé hasta la entrada y ahí es cuando la madre vino corriendo, se le había escapado", sostuvo la guardavida y dijo que le entregó a la nena.

Previo a ello, su compañero había observado a esta nena corriendo en el sector de pileta, por lo que la frenó y le advirtió que no podía correr. "Vi a una nena corriendo con el pelo suelto, que para mí era Celina, estoy casi seguro que era Celina. La frené y el típico de esos nenes que no te responde sino te conoce, por lo que le dije ´peque no podes correr, te vas a lastimar. Anda, atate el pelo y vení con un mayor`, entonces como que se frenó y se dio cuenta que no era cualquier persona, me entendió , se dio vuelta y se fue a que le aten el pelo", confió el guardavida de 32 años, quien antes había contado que se dedicó a esta profesión por su hermana, que también era guardavida.

El joven indicó que le hizo un gesto a su compañera que iba la nena y al darse vuelta, observó a un hombre del lado de afuera de la reja. "Se me acercó, apoyado en la reja y me hablaba. Me decía soy el tío, la nena se sabe manejar y señalaba hacia la pileta, justo en ese momento en que la nena salía de la pileta. Por eso pensé que era el tío de Celina", relató el joven y más tarde, ante una contrapregunta del fiscal, aseguró que no puede afirmar que sea el tío de Celina, que pudo haberse confundido por la coincidencia de que señalaba en ese momento.

Su compañera observó cómo su colega hablaba con el hombre, por lo que decidió acercarse para decirle que ya está. Se alejaron del hombre, sobre quien el joven aseguró que en todo momento dialogó en paralelo y viendo las piletas, y a los segundos, salió corriendo y se tiró a mitad de la pileta. "Ahí es cuando veo el cuerpo de Celina. Mi compañero iba por debajo del agua y Celina estaba sobre la superficie. No recuerdo cómo hice. Llegué, la recibí y comencé con las compresiones; mientras mi compañero llamó a enfermería. Hicimos el relevo y la nena empezó a vomitar comida", relató la joven; mientras que su compañero declaró después: "La vi a Celina flotando y al ver mejor, dije no es normal y salí corriendo. Dónde me tiro, no me acuerdo. El cómo llego, no me acuerdo. Sí que salí corriendo a sacarla y cuando vimos que no respondía, que no respiraba comenzamos las compresiones".

La audiencia de formulación de cargos fue realizada el sábado a la noche en la Ciudad Judicial de Neuquén.

Ambos declararon que se hicieron relevos varias veces y que no pudieron insuflarla porque como vomitaba comida era contraproducente ya que podía generar una obstrucción. Incluso el joven contó que se acercó un enfermero, que pasaba el día en el lugar y que se ofreció a relevarlo, lo que aceptó porque en un momento el padre de Celina estaba gritándole sobre qué hacer.

"Le cambié al enfermero y le expliqué al padre que, si la insuflaba, eso llevaría comida a sus pulmones. Cuando me entendió, cambio la postura y empezó a ayudarnos y sacar la gente para que pudiéramos hacer nuestro trabajo", recordó el guardavida. La enfermera del predio le tomó el pulso a la nena y gritó que tenía, incluso ambos guardavidas indicaron que la pequeña hizo un gesto con su cara de dolor y volvió a desvanecerse, por lo que continuaron con las compresiones hasta que llegó la ambulancia.

Los enfermeros intentaron cargarla, pero tropezaron con la nena; por lo que el joven la cargó y llevó a la ambulancia del hospital de Plottier. Como ellos no podían dejar el predio, la enfermera del lugar se subió a la ambulancia y "antes de cerrar la ambulancia nos dijo que la nena tenia pulso".

Los dos volvieron a las piletas, pero los encargados del lugar ya se habían asegurado de que no quedara nadie en el sector. Minutos después, mientras la joven le explicaba a un policía como sucedió todo en las piletas, el efectivo recibió un llamado donde le informaron que Celina había fallecido, recordó la guardavida.

Consultados si alguien les había advertido de la presencia de la niña dentro del agua o si alguien la vio caer, ambos afirmaron que "nadie nos advirtió, nadie nos gritó". "La vimos en el agua y la sacamos", dijo la joven y su compañero agregó: "Nadie nos avisó que estaba ahí, ni que la vieron caer. Tampoco se ve cómo entra. No se vio el típico manotazo de ahogado".

"Estoy seguro que la nena que corría era Celina, con el pelo suelto", le confirmó el guardavida al fiscal ante una contrapregunta y también que la vio salir y una "mujer rubia le ató el pelo". Además, que cuando la sacó del agua tenía el pelo "atado".

También le respondió afirmativamente a la querella sobre si consideraba que ante tres piletas era necesario más personal: "Yo creo harían falta más guardavidas, pero nos explicaron que por ordenanza en Plottier con dos estaba bien".

A poco más de tres años de aquel trágico día, ambos guardavidas siguen ejerciendo, incluso la joven hizo su última temporada en el predio de ATE nuevamente. "Al día de la fecha seguimos lidiando con el tema de las normas e incluso ese verano, cuatro días después del hecho tuve que hacer un rescate de una nena y ver cómo los padres se reían y decían que ella siempre se iba, que la estaban viendo. Fue bastante difícil y traumático volver a lidiar con todo eso y que la gente no haya tomado conciencia sobre el cuidado de los chicos", expresó la joven.

Por su parte, el guardavidas indicó que pese a los malos tragos, de la gente que no respeta y agrede, su trabajo le gusta porque trabaja al aire libre y le permite estar en movimiento.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario