El clima en Neuquén

icon
23° Temp
37% Hum
La Mañana Valle

Los frutales en flor renuevan el vínculo de los valletanos con la fruticultura

En primavera, las chacras se lucen con un espectáculo de flores blancas. Miralas desde el drone de LMNeuquén.

Ante el avance inexorable de la urbanización, muchas zonas productivas de la región perdieron su esencia para dar paso a nuevos loteos y construcciones de viviendas, mientras que otras chacras reposan abandonadas frente al embate de nuevas actividades económicas que hacen migrar el interés hacia otros rubros. Sin embargo, la llegada de la primavera renueva el espíritu chacarero con atractivas postales del valle florecido, que recuerdan el vínculo indisoluble de esta tierra con la producción frutícola.

Delineados por las alamedas ya verdes, los cuadros de las chacras muestran sus líneas prolijas de frutales para aquellos que las observan desde el aire. Las flores blancas brotan de cada tallo como una promesa de la producción futura, que sostiene en el tiempo una antigua actividad que sigue siendo el principal sello de identidad de la zona.

Te puede interesar...

En medio de la aridez de la estepa patagónica, la primavera deja atrás las ramas raquíticas del invierno para plantarse frente al desierto inhóspito como un oasis verde, con plantas llenas de flores que le darán paso después a peras, duraznos y manzanas que representarán a la región del Alto Valle del río Negro y Neuquén en todos los rincones del mundo.

La floración de las chacras en el valle.mp4

El drone de LMNeuquén y LMPlay recorrió las principales zonas productivas del valle para dar testimonio del proceso de floración típico de la primavera, con las heladas matinales y las flores blancas que brotan de cada línea de espaldera. La postal atractiva de esta estación se suma al ciclo vital de las chacras sin opacar a las demás: las plantas verdes y cargadas de fruta del verano, los tonos ocres de las alamedas en otoño y la desnudez propia del invierno, cuando las ramas solitarias se preparan para volver a nacer.

Las flores de los frutales y su delicadeza conviven con el motor de la urbanidad, con otras actividades económicas y con un ritmo ajetreado que muchas veces ignora el milagro de ese paisaje, que conecta a los valletanos con su tierra y con la raíz de su ímpetu productivo.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario