Los mató por deber u$s 0,22

Un comerciante decapitó a un hombre y descuartizó a una mujer.

Nueva Delhi
La vida de un “dalit” en India vale 15 rupias, es decir, 22 centavos de dólar. Eso es lo que le debía una pareja del escalafón más bajo en la pirámide social hindú a un comerciante de un negocio en el que solían comprar. Una deuda que, según el vendedor, fue razón suficiente para asesinarlos con un hacha.

En la India hay una gran polémica por la discriminación social que no cesa. En este caso, los muertos eran de clase baja y el asesino es de “casta superior”.

El suceso ocurrió la madrugada de ayer mientras Bharat y Mamta iban a trabajar. En ese momento, los cruzó el comerciante Ashok Mishra, quien les reclamó el dinero pendiente por una compra pasada. La pareja, padres de cinco hijos, pidió más tiempo para afrontar el pago, respuesta que desató la ira de Mishra, de casta superior. Mientras él seguía gritando por su dinero, la pareja caminó hacia el campo. El vendedor corrió a su casa y volvió con un hacha: atacó al hombre, al que decapitó, y luego a la mujer -que intentó defender a su marido- y falleció por los cortes que recibió tras sucesivos hachazos.

Si bien Mishra está detenido y su hacha ensangrentada en manos de la Justicia, el tema causó un gran revuelo en la India porque recrudece un tema histórico: la diferencia entre clases y el derecho que se arrogan los que están en sectores más altos de despreciar a los más bajos. La Constitución prohíbe la discriminación, pero en el día a día se mantienen prácticas, especialmente en las zonas rurales. En julio hubo debates al respecto luego de que en los primeros días del mes cuatro dalits fueran humillados y agredidos por extremistas que se dedican a proteger a las vacas y reaccionaron de forma violenta ante supuestos agravios al animal sagrado del hinduismo.

Discriminación
Un problema que es recurrente

Esa agresión desató protestas en varios estados de la India, De hecho, un dalit llegó a suicidarse ingiriendo veneno en señal de protesta. Varios más lo intentaron, pero acabaron en el hospital o salvados a última hora por familiares y amigos. Los recientes abusos a miembros del eslabón más bajo del sistema hindú han llegado al Parlamento, donde la oposición acusa al Gobierno de amparar a los hindúes radicales. En el Ejecutivo aseguran que el primer ministro está molesto por el ataque a los dalits. La Comisión Nacional de Castas registró unos 50.000 casos de atrocidades contra los más vulnerables en 2014, incluidos asesinatos y violaciones. Se calcula que los casos reales son más pero no todos quedan registrados. Los medios de comunicación recogen de vez en cuando los sucesos más crueles contra las personas de castas inferiores, aunque pocos casos generan grandes reacciones en contra.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído