El clima en Neuquén

icon
Temp
65% Hum

Los mensajes entre María Marta y el femicida demuestran una deuda no resuelta

Los peritos que declararon en el juicio por el femicidio de María Marta confirmaron la teoría de la deuda y complicaron aún más al femicida.

La geolocalización, el relevamiento de cámaras y el peritaje celular tomaron el protagonismo en la segunda jornada de juicio contra Fabián Lucini por el femicidio de la arquitecta cordobesa, María Marta Toledo. Quienes colaboraron en la investigación ratificaron los indicios que ubican al femicida junto a la víctima y un intercambio de mensajes previo al asesinato dan cuenta de una deuda que Lucini debía saldar.

Este martes por la mañana se reanudó el juicio por jurados en el que el fiscal Agustín García busca demostrar que el hecho cometido por el acusado el 29 de julio de 2020, cuando llevó a la víctima hasta Centenario y allí la mató con un matafuegos, se encuadra en la figura de femicidio. Por otro lado, los defensores Roberto y Gastón Berenguer, intentan conseguir una condena por homicidio en estado de emoción violenta, por entender que no hubo violencia de género, sino que se trató simplemente de un desacuerdo comercial.

Te puede interesar...

En esta segunda jornada, pasaron por el estrado un ex compañero de trabajo de María Marta Toledo y un efectivo del Departamento Seguridad Personal, quienes colaboraron en la investigación tras el hallazgo del cuerpo de la mujer y establecieron mediante el relevamiento de cámaras, antenas telefónicas (donde quedó registrado por dónde estuvo el celular de la víctima y victimario) y el servicio de rastreo de Google Maps, el recorrido que inició la víctima junto al femicida, desde su departamento de la calle Brown, hasta Centenario, ese 29 de julio.

También se pudo acceder, mediante el peritaje al celular de Lucini, y el acceso remoto a la cuenta de WhatsApp de la víctima (su celular no pudo recuperarse), a las conversaciones entre el femicida y María Marta. Fue así que se conoció que en mayo, la mujer le entregó al acusado una suma de dinero en dólares para que él le cambiara "por billetes nuevos", transacción que generó rispideces entre ambos.

image.png

Se pudo comprobar que la víctima inició el reclamo por su dinero el 28 de mayo de 2020, y al llegar julio, seguía sin recuperarlo, lo que quedó evidenciado por el intercambio de mensajes en que María Marta insistía a Lucini en que le alcanzara la plata y amenazaba con "decirle a Juli", pareja del hombre y amiga de la mujer, para que ella "lo apurara". En el celular del femicida quedó el registro de todas esas conversaciones.

Entre otras diligencias, también se realizó un allanamiento al departamento de la víctima, donde se logró recuperar una agenda que la mujer utilizaba para registrar hechos de su vida cotidiana, y donde dejó plasmada la entrega de dólares al acusado y, días antes, otra entrega de dinero "como inversión".

Semanas más tarde, con fecha 26 de junio, María Marta redactó una entrada en la que expresó su desconfianza en el hombre: "Soñé que perdía la billetera con el DNI, tarjetas adentro. Venía de andar todo el día con papá. (Ahora lo entiendo que sería como quedarme sin un mango después de estar con Fabián de la Juli, porque Fabián me recuerda a papá con sus negocios). Recién vino Fabián a proponerme un negocio y le dije que no".

Por otro lado, las cámaras de seguridad del edificio donde vivía la víctima registraron cuando el femicida, al parecer decidido a ocultar su participación en la desaparición de María Marta -aún su cuerpo no se había hallado-, regresó tras volver de Centenario al edificio de calle Brown, habló con un encargado y se retiró. Al día siguiente, el 30, volvió en horas de la mañana, ingresó por su cuenta -se desconoce cómo-, y luego se fue. Incluso, la llamó a su celular en dos oportunidades tras el femicidio.

Un efectivo que participó de las diligencias de allanamiento a la vivienda de Lucini informó además del hallazgo de un sello de la empresa en la que se desempeñaba, Eco Sur S.R.L, y una chequera a nombre de una cuenta que luego se comprobó que se cerró en 2012. Sin embargo, los cheques al parecer continuaban siendo utilizados, dado que su riesgo online informó de cheques detectados como rechazados con fecha de 2018. El único firmante registrado era el acusado.

Finalmente, una perito criminalística confirmó que la camioneta secuestrada, perteneciente al suegro del hombre, fue la registrada por las cámaras y en la que Lucini y María Marta salieron juntos rumbo a Centenario, donde se detectó la última señal del teléfono celular de ella.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

11.363636363636% Me interesa
0.75757575757576% Me gusta
3.030303030303% Me da igual
1.5151515151515% Me aburre
83.333333333333% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario