Los neuquinos les rezan a los santos para pasar la crisis

Gracias al masivo vuelco a la fe, en las santerías crecen las ventas de velas.

POR ALEJANDRO OLIVERA / olivera@lmneuquen.com.ar

Los neuquinos cada vez les rezan más a los santos. Según los comerciantes del rubro, las ventas de velas se dispararon por la crisis. Aseguran que la gente también busca distintas imágenes, adornos e inciensos relacionados con la buena fortuna, la abundancia y la limpieza de las malas energías.

“La calle está dura”, dicen por ahí los trabajadores ambulantes. El consumo bajó considerablemente en los últimos meses porque la inflación corrió más rápido que los aumentos salariales y las familias cuidan más el dinero. Esa mala situación se extendió al resto de los comercios como si se tratara de una epidemia y sólo algunos rubros la pudieron sortear.

Te puede interesar...

Tal es el caso de las santerías, que registraron una importante suba en las ventas de velas. Es que en épocas de crisis “la gente reza más”, aseguraron los comerciantes del rubro consultados.

Carlos Méndez, dueño de la santería San Jorge, explicó que es una cuestión de costumbres y tradiciones, lo que genera que, aunque no tengan trabajo, destinen una pequeña porción de sus ingresos para la compra de velas. “En épocas de crisis sube la venta de velas para rezarles a los santos, es así. No son cosas de primera necesidad, pero si se pierde la fe, se pierde todo”, expresó.

El hombre señaló que el rubro tiene un nivel de ventas muy parejo a lo largo del año, lo que le permite subsistir más allá de los vaivenes económicos del país. Esto se lo atribuyó a la multiplicidad de cultos que existen en la ciudad -que van desde el catolicismo hasta las religiones africanas- y al efecto petrolero.

p07-pieza-velas.jpg

Mariel Heredia, de la tienda hindú Krishna, sostuvo que sus precios promocionales también influyeron para que la venta de velas aumente. “Somos económicos en comparación con los negocios que están ubicados más cerca del centro”, indicó. Sin embargo, a diferencia de Méndez, aseguró que es un rubro complicado (ver aparte).

“La venta de velas se da todo el año, pero ahora vivimos una crisis y hay falta de trabajo, por lo que la gente acompaña la oración con velas”, consideró Dora, de la santería católica Inmaculado Corazón.

También se venden objetos relacionados con la suerte, la abundancia y la fortuna, como los elefantes -a los que se les pone un billete en la trompa-, el famoso gatito que mueve una patita y distintos artículos con forma de búho. Y para limpiar las energías negativas de los espacios cerrados, árboles de la vida y orgonitos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído