Los potreros de tierra ya están pasando a la historia

El césped sintético gana lugar en las canchitas de fútbol de la ciudad.

Por Alejandro Olivera - oliveraa@lmneuquen.com.ar

Los potreros barriales evolucionaron. Pasaron de ser canchitas de tierra, repletas de yuyos, pozos y piedras, a convertirse en campos de juego de césped sintético de alta calidad. El Gobierno de la Provincia apostó a convertirlos en espacios de contención para los más chicos y puntos de encuentro para los vecinos.

El subsecretario de Deportes de la Provincia, Luis Sánchez, indicó a este medio que es parte de un “agresivo plan” de infraestructura deportiva con el objetivo de garantizar el acceso a la actividad física de todos los vecinos.

Te puede interesar...

La primera experiencia de este tipo a nivel local fue la cancha de Novella y Necochea, un lugar donde años atrás tan sólo había dos pequeños arcos erguidos entre las piedras y el polvo. En la actualidad, tiene césped sintético, reflectores, un salón de usos múltiples (SUM), para que se reúnan los vecinos y merienden los niños, y dormitorios.

Esta estrategia del Gobierno busca alejar a chicos y adolescente de las drogas y el alcohol, mientras que también intenta fortalecer el sentido de pertenencia de los vecinos. Por los resultados que obtuvieron, con una gran aceptación y aprovechamiento de la gente de los barrios aledaños, la Provincia les dio continuidad a estos trabajos en los sectores más vulnerables de la ciudad, tales como Unión de Mayo y Gran Neuquén, entre otros. En tanto, se proyectan tareas en Villa Ceferino, particularmente en la cancha de Combate de San Lorenzo, el CEM 13 de Valentina Sur, el Centro Administrativo Ministerial (CAM), Belgrano y Provincias Unidas.

Sánchez destacó la cancha de Confluencia, frente al asilo de ancianos, que se consolidó como un importante espacio social. “La cancha de Confluencia era un baldío lleno de yuyos y basura, pero hoy tenemos clases de fútbol, hockey y rugby, mientras que estamos construyendo el SUM y los vestuarios. Es una conquista social”, comentó.

El funcionario hizo hincapié en los valores que adquieren los jóvenes a través del deporte y precisó que el presupuesto 2019 duplicará los fondos destinados a la infraestructura deportiva.

“Si bien esto comenzó como una iniciativa provincial, hoy nos encontramos con que la gente ya se nos acerca con sus proyectos. Como en los dos primeros dos años de gestión logramos alcanzar los objetivos planteados, en 2018 la mayoría de las obras que hicimos se deben a que organizaciones sociales, comisiones vecinales y particulares presentaron sus propuestas. Hoy podemos decir que las obras son a demanda de los interesados”, agregó el funcionario.

Aunque el acelerado proceso de urbanización se comió a la mayoría de los potreros de la ciudad, que eran muchos, en los últimos años las autoridades provinciales y municipales hicieron hincapié en revalorizar los espacios públicos barriales.

Confluencia, con apoyo municipal

La Municipalidad de Neuquén no dudó en brindarle un aporte económico de 25 millones de pesos al Club Social y Deportivo Confluencia, uno de los más viejos de la ciudad, para que construyera su cancha, que pasó de ser un potrero típico barrial a un predio con tribunas y un proyecto formativo para niños y adolescentes.

El Ejecutivo municipal apoyó el proyecto que presentó la comisión directiva del club, que tiene una importante impronta social y busca que el club se consolide como un espacio de contención para los niños del barrio y alrededores.

El presidente de la institución, Ariel Koon, contó a este medio que las obras tienen un 80 por ciento de ejecución.

Ya cuenta con la cancha de césped sintético, iluminación, cerco perimetral, SUM, gimnasio, vestuarios y dos oficinas administrativas.

Un sociólogo pide que se dé más lugar a las mujeres

“En un país como el nuestro, donde el fútbol está muy orientado hacia los varones, las mujeres están haciéndose un lugar en este deporte. Creo que estas políticas tienen que acompañar este empoderamiento”, sentenció el sociólogo Julián Delaloye, en diálogo con LM Neuquén.

El profesional sostuvo que la cultura está atravesando transformaciones y destacó el crecimiento del fútbol femenino en la ciudad. “Se nota el contraste intergeneracional. Esto lo digo a raíz de que las mujeres están muy empoderadas, lo suficiente como para reclamar lo que usan los varones y siempre se les negó a ellas”, remarcó el especialista.

“Espero que haya una política de género para que estos espacios puedan ser usados por las mujeres y los hombres por igual”, manifestó el sociólogo.

Delaloye indicó que, históricamente, el potrero fue un espacio de contención social, que culturalmente nunca se llegó a entender como una salida de las drogas y el alcohol, sino que se construyó como un espacio donde los chicos iban a jugar.

En tanto, señaló que es importante que las políticas públicas no alteren los hábitos de los vecinos. “Es importante que no se administre, que siga siendo una cancha de fútbol, un potrero. Que si antes los chicos jugaban de día y los grandes de noche, se respeten esas tradiciones para que no sea una transformación cultural muy tajante”, concluyó.

En los barrios donde se habilitaron canchas de césped sintético se comenzó a observar un cambio en la dinámica de niños y adolescentes, pero también de familias enteras que concurren a presenciar los partidos.

LEÉ MÁS

Senillosa ya disfruta de su cancha de césped sintético

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído