Luifa la icardeó

El cordobés se impuso en el mano a mano a Ivana Icardi y se convirtió en el ganador de Gran Hermano, con el 60% de los votos. Se quedó con un premio de 464.646 pesos, más una casa prefabricada. "Para mi hija Lola", dijo el futbolista.

Tras imponerse con más del 60 por ciento de los votos sobre Ivana Icardi, Luifa Galesio fue la estrella de El debate de Gran Hermano. “Le quiero agradecer a toda la gente que me apoyó”, dijo y agregó: “Me mostré como soy, auténtico, transparente, carismático, y creo que por eso me votaron”. Luego, emocionado, el ganador recordó algunos momentos tristes que pasó en la casa. “Extrañaba mucho a mi hija, y Matías S. y Tincho siempre estuvieron a mi lado cuando estaba mal; por eso, cuando se fueron fue un golpe fuerte. Por suerte después pude verla y eso me llenó el alma”, expresó entre lágrimas. El cordobés que salió de la casa con aullidos y cánticos de cancha debía ganar 500 mil pesos de premio, pero como salió en un momento del juego, se terminó quedando con 464.646 pesos, más una casa prefabricada. “Para mi hija Lola”, dijo mientras recibía el cheque el miércoles.

Cultor de un perfil vanidoso y al extremo de metrosexual, el futbolista aseguró que ganó en su ley y que los arrumacos con la subcampeona fueron parte de una fría planificación. “Las dos veces que estuve con Ivana fue por estrategia y demostré que no le gustaba Dante. Mi miedo era que la gente que me apoyaba pensara que realmente me gustaba y no que era juego, pero el que no arriesga no gana”, explicó.

Final emotiva

Otro de los momentos emotivos fue el reencuentro de Luifa y su papá, que conmovió a todo el panel. “Mi viejo me bancó en todas siempre, hasta cuando me mandaba macanas, siempre estuvo ahí”, aseguró. Además, recordó a su abuelo, la tristeza de no haber podido jugar en Primera, pero se consoló con la revancha que le dio el reality. “Le voy a poder cumplir el sueño a mi hija de tener una casa y darle lo que ella se merece. Eso me deja muy feliz”, completó.

En el juego no dudó en enfrentarse con sus hermanitos y liderar las negociaciones por comida, en los tiempos en los que secuestraban los alimentos de la casa. Discutió con todas las mujeres y remarcó su amor propio sin reparos. Con todos estos condimentos, Luifa se consagró campeón, como dijo a los gritos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído