Mafalda, eterna niña rebelde

Tres generaciones leyeron esas reflexiones sobre la injusticia, la desigualdad, la guerra, el planeta, la familia, la amistad, el futuro y hasta el feminismo expresadas por esa nena cabezona, combativa e irónica, que nació indignada con el mundo y que le hacía preguntas constantes. Creada por el genial Quino, Mafalda nació en 1964 en pleno gobierno de Arturo Illia y con un peronismo proscripto. Rápidamente esa nena intelectualizada se convirtió en un ícono de la cultura argentina, rodeada de un particular universo de familiares y amigos.

A partir de hoy y hasta el 1 de septiembre, el Museo Gregorio Álvarez de esta ciudad exhibirá la muestra “Mafalda en su sopa”, en la que se podrán disfrutar desde los originales de las primeras publicaciones hasta el vínculo generado entre los lectores y este personaje a través de las cartas que le enviaban a Quino. Una muestra que reconstruye el universo de esta historieta que sigue más vigente que nunca porque ya lo dijo Mafalda: “apenas uno pone los pies en la tierra se acaba la diversión”.

Te puede interesar...

Desde hoy en el Museo Gregorio Álvarez se podrá disfrutar la muestra “Mafalda en su sopa”.

Las reflexiones y observaciones profundas y agudas que desplegó Mafalda en más de 2 mil viñetas, además de hacernos reír (para no llorar), nos instaron a pensar de manera crítica, nos marcaron en algún momento de nuestras vidas.

Más de 50 años después de su aparición, el mundo -simbolizado en el globo terráqueo que aparecía en las viñetas- continúa enfermo y magullado a pesar de las cremas de belleza que le pasaba Mafalda.

Cómo no seguir leyendo las verdades de esa nena que fue única, que estallaba de ira por los derroteros del mundo, que odiaba la sopa y amaba a los Beatles.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído