LMNeuquen Justicia

Mamucha no reincidió y ponen fin a pena de trata

La Justicia Federal consideró que la cipoleña cumplió las pautas durante su libertad condicional.

Luego de cumplir una pena de 5 años y medio de prisión por el delito de trata de personas, la cipoleña Marcela “Mamucha” Ramírez ya no tiene cuentas con la Justicia Federal tras una comunicación oficial que trascendió esta semana. Este año se extinguía la pena, y como la conocida travesti cumplió con las pautas impuestas, el Tribunal Oral Federal de la ciudad de General Roca (TOF) se encargó de notificarla sobre su flamante situación, sin ninguna carga judicial.

Ramírez había caído presa en 2014 en el marco de una investigación por trata que llevaron adelante fuerzas de seguridad federales. Varias víctimas apuntaron contra la cipoleña sobre su explotación y una serie de amenazas y, a la hora del juicio, los jueces no dudaron en considerarla culpable del delito de trata de personas “en la modalidad de captación, traslado y acogimiento, con fines de explotación sexual, agravado por engaño, fraude, violencia, amenazas o cualquier otro medio de intimidación o coerción, abuso de situación de vulnerabilidad; por resultar tres víctimas y por haber sido consumado (artículos 145 bis y 145 ter incisos 1 y 4 penúltimo párrafo del CP) en concurso ideal con promoción y facilitación de la prostitución ajena, agravado por haber sido cometido mediante violencia, amenazas, y con el delito de explotación del ejercicio de la prostitución de personas mayores de edad agravado por violencia y amenazas”.

Te puede interesar...

Marcela Ramírez, conocida por su apodo de Mamucha, cumplió en su totalidad el castigo de 5 años y 6 meses impuesto por la Justicia Federal de Roca.

A pesar de la grave acusación, Ramírez siempre negó los cargos que la involucraban, consideró que la Justicia se ensañó con su persona y que las víctimas fueron manipuladas para que declararan en su contra.

El encierro de Mamucha no estuvo libre de contratiempos y, de forma inicial, permaneció en el Complejo Penitenciario de Ezeiza, en el conurbano bonaerense. Allí tuvo que pedir la asistencia médica debido a que se había inyectado silicona en distintas partes del cuerpo y tuvo varias secuelas.

Finalmente, cumplido un tramo de su pena, pudo acceder a la libertad condicional y volvió a su vivienda, en el barrio San Pablo.

Una positiva reinserción a la sociedad

Desde el Instituto de Asistencia a Presos y Liberados de Cipolletti se informó al Tribunal Oral Federal roquense que Marcela Ramírez cumplió con las presentaciones periódicas y se pronunció a favor de la extinción de la pena aplicada el 11 de septiembre de 2015.

Años atrás, Ramírez protagonizó algunos incidentes tras lograr su libertad debido a que había vuelto a trabajar sobre la Ruta Nacional 22. Hubo denuncias cruzadas y la situación no pasó a mayores.

En consonancia con la fiscalía, el TOF evaluó que la cipoleña no violó las reglas de conducta establecidas.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
10% Me gusta
40% Me da igual
20% Me aburre
30% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario