El clima en Neuquén

icon
Temp
67% Hum

María Marta no se defendió y pudo haber sido estrangulada

Así lo estimó el médico forense a cargo de la autopsia, quien aseguró que el cuerpo de María Marta no se le encontraron lesiones compatibles con un forcejeo. Además, el asesino tenía lesiones mínimas producidas con posterioridad al hecho.

María Marta Toledo no pudo defenderse y quedó inconsciente tras el primer golpe certero. Así lo aseguró el médico encargado de la autopsia a su cuerpo en la tercera jornada de juicio contra Fabián Lucini, acusado por el brutal femicidio cometido en julio de 2020. Además, otro testigo experto identificó el matafuegos como el arma homicida.

En la tercera jornada del juicio por jurados que inició este miércoles, el primer testigo experto en declarar ante el tribunal fue el médico Carlos Gordillo, a quien se le encomendó la autopsia del cuerpo de la María Marta, así como también un examen físico del propio Lucini.

Te puede interesar...

Respecto de lo primero, el profesional se ayudó de las fotografías tomadas durante el procedimiento para explicar paso a paso las lesiones encontradas. Primero, señaló la lesión mayor, producida directamente en su ojo derecho "con un elemento sólido y romo" y con "gran fuerza e intensidad", la cual estimó que le ocasionó la pérdida de conciencia inmediata a María Marta.

El impacto de esa lesión más otra producida sobre la nuca fue tal que además generó una fractura del hueso occipital, hasta la base del cráneo, lo cual decantó en un aumento de la presión intracraneal y luego un estallido del tejido blando, dejando en evidencia la brutalidad del ataque.

Continuando en el relato del médico, el cuerpo de María Marta también tenía una lesión en su cuello compatible con estrangulamiento y otro golpe cercano que podría haber sido realizado con un puño o un elemento de similar magnitud. También se le encontraron algunos hematomas menores en sus piernas.

Finalmente, Gordillo señaló como causa de muerte el traumatismo de cráneo grave y opinó que ninguna de las lesiones halladas en el cuerpo de la víctima eran compatibles con defensa: es decir, no había signos de que se hubieran producido en el contexto de una lucha o forcejeo.

image.png

Asimismo, ante la consulta de los defensores Roberto y Gastón Berenguer, descartó que las heridas se hayan producido durante una caída e impacto del cuerpo contra el suelo de la escena del crimen. Esto, complica a Lucini, dado que se demuestra la "brutalidad" del hecho, adelantada en la primera jornada por el fiscal Agustín García.

Por otro lado, el forense también examinó al acusado el día 2 de agosto, unos cuatro días luego del hecho, e informó que sólo se le encontraron dos lesiones cortantes pequeñas, una en el dedo mayor y otra en el pulgar de la mano derecha, que podrían haber sido producidas "por cualquier roce" y no superaban las 24 horas de evolución; es decir, no se las pudo haber generado la mujer, como lo señalado por los defensores en su alegato de apertura.

Un segundo testigo experto, el perito criminalista Lucas Bravo Berruezo, aseguró que se encontraron manchas de sangre dentro de la camioneta en la que víctima y victimario se trasladaron hasta Centenario ese 29 de julio, y que el matafuegos fue el arma homicida. Este último presentaba también manchas de sangre de la arquitecta y abolladuras.

image.png

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

2.1739130434783% Me interesa
0% Me gusta
2.1739130434783% Me da igual
0% Me aburre
95.652173913043% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario