El clima en Neuquén

icon
13° Temp
48% Hum
La Mañana Neuquén

Masivo rechazo local al golpe de Estado contra Evo

Gutiérrez y gran parte del arco político se expresaron en ese sentido.

Por Javier Polvani - polvanij@lmneuquen.com.ar

El presidente de Bolivia, Evo Morales, fue víctima de un golpe de Estado. Así lo entiende el gobierno de Neuquén. El mandatario provincial Omar Gutiérrez, al igual que varios funcionarios de su gestión, se expresó en esos términos sobre los sucesos que provocaron la renuncia del líder del Movimiento al Socialismo a la presidencia del vecino país. La postura de Gutiérrez distó por mucho de la asumida por el gobierno nacional de Mauricio Macri, que consideró la salida del mandatario boliviano como una transición de la democracia (ver página 16).

Te puede interesar...

El gobernador neuquino coincidió en su visión del golpe con la de un gran abanico de fuerzas políticas, sindicales y sociales de la provincia. Una serie de organizaciones se concentraron ayer en el monumento al General San Martín para repudiar el golpe de Estado que se materializó el domingo en Bolivia.

"Una situación de conflicto se resuelve con institucionalidad y democracia, no con un golpe de Estado", definió Gutiérrez sin lugar para interpretaciones ambiguas sobre su postura. Y ahí nomás reforzó sus dichos: "El funcionamiento de las instituciones y de la democracia prevé los mecanismos de resolución de esos conflictos", sentenció.

Luego, Gutiérrez condenó a los golpistas y a quienes aceptaron conducir los destinos del Estado boliviano con posterioridad al golpe de Estado. "Hoy Bolivia está siendo conducida por autoridades ilegítimas e ilegales y esto no es lo que el pueblo quiere", enfatizó el gobernador.

Opinó que "independientemente de nuestras ideologías, tenemos que asumir la responsabilidad y el compromiso de resolver en el marco del respeto para afianzar y fortalecer los derechos y garantías constitucionales y democráticas".

El mandatario remató su referencia a la situación boliviana con un pedido a favor de la restauración democrática. Gutiérrez salió con una postura definida en el nombre de la administración política de la provincia ayer a la mañana. Antes, su ministro de Gobierno, Juan Pablo Prezzoli, había sentado posición en contra del golpe de Estado, sin apelar a eufemismos en la condena. "Intromisión militar en Bolivia. Estamos frente a un golpe de Estado. El único camino es la defensa irrestricta de nuestras democracias, elecciones libres y vigencia de las instituciones", manifestó el ministro de Gobierno no bien se conoció la renuncia del mandatario boliviano.

Por su lado, el presidente de la colectividad boliviana Simón Bolívar de Centenario, Miguel Vedia, dijo que su país "está llorando" y consideró que el golpe "es muy doloroso para toda Latinoamérica". Y concluyó: "La derecha ganó otra vez sin que le importara la muerte de nuestros hermanos".

En el Frente de Todos también se generaron muestras de repudio al golpe de Estado, de las que participaron, entre otros, los legisladores nacionales electos Oscar Parrilli y Darío Martínez. Lo mismo ocurrió en Libres del Sur, que emitió un comunicado contra los golpistas con la firma de sus referentes provinciales.

La Confederación Mapuche, los sindicatos ATE, ADUNC y ATEN y la Central de Trabajadores Argentinos salieron a rechazar el golpe, así como la Asociación Madres de Plaza de Mayo y otras organizaciones sociales y políticas con sede en la provincia.

Libres del Sur, el Partido Justicialista, el Partido del Trabajo y del Pueblo y el Partido Comunista Revolucionario fueron algunas de las agrupaciones políticas que se identificaron en el Monumento. "No al golpe en Bolivia" y "Fuerza Evo" se repetían entre las consignas.

La oposición que empujó la caída de Morales tuvo su respaldo

Entre las masivas muestras de repudio al golpe de Estado en Bolivia, se colaron los apoyos para en nuevo régimen de dos dirigentes de la política local. Por un lado, el diputado nacional del PRO Leandro López insistió en las redes sociales con su celebración por la caída del presidente Morales, a quien culpó por el destino de su gobierno.

A la vez, la diputada provincial del PRO Carolina Rambeaud dejó asentada su postura a favor de la caída de Morales en una seguidilla notable de retuits favorables a la avanzada opositora sobre el poder del gobierno boliviano. Los dirigentes macristas no desentonaron con el gobierno nacional, que no solo se negó a calificar como golpe de Estado lo sucedido, sino que lo consideró parte de “una transición”.

Camilo Echevarría, concejal electo del MPN, también bancó la salida del poder del socialista.

Página-3-recuadro-frases.jpg

LEÉ MÁS

Gutiérrez: "Cuando se genera una situación de conflicto se resuelve con más democracia y no con un golpe de Estado"

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario