Mató a su ex mujer y a su ex cuñada y se suicidó

El hombre, de 35 años, les pidió perdón a sus hijos en una carta.

Tucumán. Un hombre de 35 años mató a su ex mujer y a su ex cuñada, hirió a la madre de ambas y, antes de suicidarse, les dejó una carta a sus hijos en la que les pidió “perdón por abandonarlos”. El hecho ocurrió en las últimas horas del viernes en una humilde vivienda del barrio Las Piedritas, al sur de la capital tucumana.

El asesino, identificado como Daniel Pacheco, se presentó en la casa de su ex mujer, Pamela Díaz, de 23 años, minutos después de las 22 del viernes. En el lugar se encontraban además Romina Díaz, de 29 años, y la madre de ambas, Susana Díaz, de 50. Según la reconstrucción que pudieron hacer los investigadores, tras una breve discusión, el hombre sacó un arma de fuego, mató a las dos hermanas e hirió gravemente a la madre de ambas, que se encuentra internada en estado crítico. Luego, se disparó un tiro en la cabeza. Pamela falleció al instante, mientras que Romina fue trasladada al hospital Padilla, herida de un disparo en el tórax, y falleció el sábado al mediodía. Susana permanece internada y su estado es grave.

En el lugar se secuestró una pistola 9 milímetros, cuyo número de serie estaría limado, y se encontró una carta en la que Pacheco explica los motivos del doble crimen y les pide perdón a sus hijos. En el escrito habría acusado a su ex esposa de explotar a los niños, de quienes no trascendieron las edades.

Pamela y Romina Díaz, de 23 y 29 años, murieron a causa de los disparos. Su madre, ex suegra del atacante, está internada en grave estado.
Pamela y Romina Díaz, de 23 y 29 años, murieron a causa de los disparos. Su madre, ex suegra del atacante, está internada en grave estado.
Pamela y Romina Díaz, de 23 y 29 años, murieron a causa de los disparos. Su madre, ex suegra del atacante, está internada en grave estado.

Pelea: Al parecer, el agresor quería recuperar su casa y una moto. Todo terminó mal.

La fiscal Adriana Giannoni, a cargo de la investigación, anticipó que tratará de establecer si es verdad la versión de la posible explotación de los chicos, con fines laborales y delictivos. Se supo que no había registros de denuncias por violencia de género y que las tres víctimas tendrían antecedentes de robo.

“Les pido perdón por abandonarlos de esta manera y por el daño que les provoqué”, les escribió Pacheco a sus hijos antes de quitarse la vida, según informa el diario tucumano La Gaceta. En la carta que dejó en una habitación habría justificado los disparos contra la madre, la tía y la abuela: “Eran malas personas, ladronas y los utilizaban para robar”, escribió. También habría pedido a la policía que los menores queden a cargo de su madre, “porque estas mujeres eran de mal vivir”.

Pamela y Romina Díaz, de 23 y 29 años, murieron a causa de los disparos. Su madre, ex suegra del atacante, está internada en grave estado.
Pamela y Romina Díaz, de 23 y 29 años, murieron a causa de los disparos. Su madre, ex suegra del atacante, está internada en grave estado.
Pamela y Romina Díaz, de 23 y 29 años, murieron a causa de los disparos. Su madre, ex suegra del atacante, está internada en grave estado.

Se colgó con cordones de zapatillas

La localidad santiagueña de Tapso se vio conmocionada tras el hallazgo de un joven de 24 años ahorcado con los cordones de sus zapatillas, razón por la cual se inició una investigación para determinar las causas. Fuentes del Departamento de Seguridad Ciudadana Nº 7 revelaron que se trataba de un joven identificado como Carlos Darío Flores. El jefe del cuerpo médico forense, Ángel Rodolfo Gómez, explicó que la víctima murió por una ahorcadura incompleta, es decir que los pies tocaban el suelo, “por compresión de los vasos sanguíneos que irrigan sangre al cerebro”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído