"Me robaron a mi hijo, no me devuelve nadie a Mati"

Lo dijo la mamá del ingeniero. Un jurado popular condenó a Fontán.

POR AGUSTINA BENATTI Y NATALIA PÉREZ PERTINO - policiales@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

Con los ojos llenos de lágrimas y la voz quebrada en llanto, Petrona agradeció a la Justicia de Neuquén por la sentencia de culpabilidad contra el asesino de su hijo Matías Lozano. “No me devuelve nadie a mi hijo. Me robaron a mi vida, mi hijo”, expresó como pudo y pidió disculpas por no poder hablar.

Toda la familia se unió en un abrazo sin fin. “Matías tendrá algo de paz”, se alcanzó a escuchar ayer a la tarde fuera de la sala de juicio, donde un jurado popular declaró penalmente responsable a Marcos Fontán Guzmán (20) por los delitos de homicidio simple, robo y estrago doloso.

Por la mañana, se escucharon los alegatos de cierre de las partes. El primero fue el fiscal jefe Agustín García, quien manifestó: “Hemos acreditado que todo lo que hizo fue consciente, que dirigió sus acciones y que comprendió lo que hacía. Este trastorno de personalidad que padece Fontán Guzmán no le impidió en nada llevar a cabo estas acciones”.

En este sentido, recordó la teoría del caso que había planteado el primer día del juicio y la sostuvo. Para la fiscalía, la noche del 27 de noviembre de 2018 Fontán Guzmán y Matías Lozano (34) se juntaron en el departamento de la víctima, en el Alto, donde compartieron bebidas alcohólicas y tuvieron relaciones sexuales. En un momento, “ante una palabra de cariño que le hizo Matías Lozano, es que él (Fontán Guzmán) tomó el arma y empezó a atacarlo despiadadamente”.

Le asestó 17 puñaladas. Tres de las heridas fueron letales, al provocarle una hemorragia interna y su muerte, tras haber agonizado por casi tres horas. Además, Lozano tenía seis heridas en sus brazos que daban cuenta de su intención de defenderse.

García descartó la posibilidad de que el joven haya actuado tras sufrir un brote psicótico, basándose en los testimonios de varios psiquiatras y psicólogos que declararon en el juicio. Siguiendo esa línea, aseguró que había premeditación, ya que habría llevado la navaja y el aguarrás, cuyo envase fue encontrado en el lugar, para luego incendiar el departamento.

Marcos Fontán Guzmán fue hallado culpable de matar a Matías, robarle pertenencias y poner en peligro la vida de los vecinos al incendiar el departamento.

“Descargó ira, tensión acumulada. Si no era Matías Lozano, podría haber sido otra persona. Para él, el homicidio fue liberador. Generalmente los crímenes no tienen sentido, Fontán Guzmán mató porque se sacó las ganas de matar que tenía”, aseguró el fiscal y pidió al jurado que lo declare culpable por los delitos de homicidio simple, estrago doloso y robo simple.

En igual sentido se pronunció el abogado querellante Luis María Varela: “Matías era un ingeniero joven, tenía toda una vida por delante. Sus familiares y amigos aún lo lloran. No puede haber personas violentas y peligrosas sueltas”.

El jurado popular declaró culpable a Fontán Guzmán por el crimen del ingeniero

Finalmente, el abogado defensor, Gabriel Gutiérrez, pidió al jurado que declare la no culpabilidad de Fontán Guzmán, teniendo en cuenta que al momento del hecho no estaba “en sus cabales”. “No negamos que el señor Fontán estuvo en el lugar y que quizás mató a Lozano, lo que hacemos referencia es que no sabemos qué ocurrió”, expresó Gutiérrez.

En cuanto a haber sufrido un brote psicótico, el abogado destacó que uno de los psiquiatras sostuvo en su declaración que “podría haber tenido un brote psicótico ante un estrés extremo”.

“El Estado, representado por el sistema de Salud, lo abandonó. Marcos requería ayuda, sufría, estaba triste. Está escrito en su historia clínica. Esto, como dijo un perito, era una crónica anunciada: o se mataba o mataba a alguien”, sostuvo Gutiérrez.

p12-fontan-crimen-ingeniero.jpg

--> “No quise hacer nada malo, pido perdón”

“Yo no inventé estar enfermo después de lo que pasó para zafar. Vengo con esto desde hace mucho tiempo. No quise hacer nada malo. Le pido perdón a la mamá de Matías Lozano, a sus hermanos, a mi familia, a mi mamá y a mí también me pido perdón”, expresó Marcos Fontán Guzmán antes de conocer el veredicto de culpabilidad.

El joven de 20 años habló por primera vez tras el crimen y contó: “Me costó mucho mejorar, pero siempre estuve dispuesto a hacer todos los tratamientos”. “Las personas que sufrimos enfermedades mentales siempre nos sentimos aislados y bajo la lupa, es muy difícil hacer cosas por uno mismo y por el otro. Así vamos empeorando, y me parece muy feo cuando dicen que a esas personas se las identifica como malas y que hay que dejarlas encerradas. Si esa es la solución que se les da a las personas que sufren y están confundidas, rueguen por no enfermar ni tener familiares enfermos porque ya saben cómo pueden terminar si no se les ofrece ayuda”, aseguró Fontán Guzmán.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído