El clima en Neuquén

icon
11° Temp
82% Hum
La Mañana Europa

Europa sale a la caza de los espías que sembró Rusia

Los servicios de inteligencia de las principales potencias europeas redoblaron sus esfuerzos para detectar a los agentes del Kremlin.

Como en plena Guerra Fría, los servicios de seguridad de toda Europa redoblaron sus esfuerzos para detectar y detener a los espías que sembró Rusia en los distintos países del continente con el objetivo de recabar información respecto a la ayuda que le están dando a Ucrania.

Los agentes del Kremlin se mueven por países como Alemania, Francia, Gran Bretaña, España y Polonia, entre otros, con el fin de robar datos de seguridad, explotar las debilidades locales, distribuir noticias falsas, sembrar la discordia entre ellos y eliminar a los traidores que suministran información militar.

Se calcula que más de 500 de agentes de inteligencia rusos que se desempeñaban en forma encubierta como diplomáticos en las embajadas ya habían sido expulsados al comienzo de la guerra en Ucrania.

Ahora surgió otra camada de agentes que cuentan con la ciudadanía de distintos países europeos, pero que trabajan para Rusia.

De acuerdo a la inteligencia de Holanda, los espías de Moscú se infiltran en Europa con datos biográficos falsos, como inversores empresariales, agentes de viaje, profesionales informáticos o comerciantes de arte, para luego establecer vínculos con sectores de poder.

Informe de DW sobre la interferencia de espías rusos en Alemania.

Informe de la televisión alemana sobre la interferencia de espías rusos en Alemania.

Con este fin, señalan, el Kremlin aceitó su relación con “países con gobiernos amigos como Hungría y Serbia”, que les facilitan el desplazamiento en Europa. También están activos en Turquía, un importante trampolín hacia el territorio europeo.

El Real Instituto de Servicios Unidos de Gran Bretaña (RUSI) advirtió que la agencia de inteligencia militar rusa, el GRU, “está reestructurando la forma en que gestiona el reclutamiento y entrenamiento de tropas de fuerzas especiales y está reconstruyendo el aparato de apoyo para poder infiltrarlos en los países europeos”.

Cazando espías

En los últimos años se han descubierto varias redes de espionaje ruso. Algunos quedaron detenidos y otros fueron expulsados.

En Polonia, 14 ciudadanos de Rusia, Bielorrusia y Ucrania fueron condenados en diciembre por pertenecer a una red de espías que estaba preparando actos de sabotaje, incluidos planes para descarrilar trenes que transportaban ayuda militar a Ucrania.

También se están llevando a cabo juicios contra decenas de espías rusos en Gran Bretaña, Alemania, Noruega y varios otros países europeos. Austria ya expulsó a diez agentes de Moscú.

Sede principal del Bundesnachrichtendienst, el Servicio Federal de Espionaje de Alemania (BND), en Berlín
Sede principal del Bundesnachrichtendienst, el Servicio Federal de Espionaje de Alemania (BND), en Berlín.

Sede principal del Bundesnachrichtendienst, el Servicio Federal de Espionaje de Alemania (BND), en Berlín.

Infiltrado en Polonia

Las autoridades polacas revelaron que el año pasado arrestaron a un espía que integraba una célula rusa cuyo objetivo era asesinar al presidente de Ucrania, Volodimir Zelenzki.

El hombre, explicaron los fiscales a cargo de la causa, había recopilado información sobre las medidas de seguridad en el aeropuerto de Rzeszów, en el sureste de Polonia, y se la había transmitido a los servicios de inteligencia rusos.

El aeropuerto, que está bajo el control de las tropas estadounidenses, ha sido una escala importante para los viajes diplomáticos desde la escalada de la invasión rusa de Ucrania en 2022, así como una parte crucial de la infraestructura para el suministro de armas.

Embed

Tres casos explosivos en Alemania

Este mes fueron detenidos en Alemania dos espías rusos que preparaban acciones de sabotaje para impedir la entrega de ayuda militar a Ucrania.

Fueron identificados como Dieter S., de 37 años, y Alexander J, de 39, ambos con doble nacionalidad alemana-rusa. Fueron arrestados en Baviera en virtud de un trabajo en conjunto de la inteligencia alemana y la estadounidense.

Uno de los objetivos de los detenidos era recabar información sobre las instalaciones de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en Alemania, entre las que se cuenta un importante campo de prácticas en donde reciben instrucción militares ucranianos en el uso de determinados sistemas de armamento.

Ambos agentes venían espiando desde octubre de 2023 los emplazamientos militares, líneas ferroviarias y otras infraestructuras. Habían tomado fotos y videos de esos lugares para así poder preparar ataques explosivos contra líneas de suministro para el ejército ucraniano. El objetivo era impedir que llegaran armas y otro material a Ucrania procedente de Alemania.

Las fuerzas de seguridad alemanas reforzaron sus controles ante la creciente actividad de espías rusos.
Las fuerzas de seguridad alemanas reforzaron sus controles ante la creciente actividad de espías rusos.

Las fuerzas de seguridad alemanas reforzaron sus controles ante la creciente actividad de espías rusos.

El segundo caso está referido a Carsten L., un “topo” de 53 años que el Kremlin tenía infiltrado en el Servicio Federal de Informaciones (BND) de Alemania.

Los investigadores descubrieron que Carsten L. copió nueve documentos confidenciales relacionados con la guerra en Ucrania y datos relativos a los sistemas de defensa antiaérea IRIS-T que Berlín le suministró a los ucranianos.

Utilizó como correo a un empresario de 33 años identificado como Arthur E., quien a su vez llevó la información al Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB). El “topo” ruso habría cobrado 450.000 euros por este trabajo.

El tercer caso fue la filtración de una llamada “clasificada” donde el jefe de las Fuerzas Armadas alemanas y otros altos mandos discutían sobre el envío de misiles Taurus a Ucrania.

No se sabe cómo los agentes rusos grabaron esa conversación. Pero lo que sí quedó claro es que el Kremlin la difundió para demostrar el poder que tenían y desacreditar a la inteligencia alemana.

La “ejecución” de un traidor en España

El territorio español tampoco escapa de los agentes rusos. En este caso fue una célula dedicada a los asesinatos.

En febrero pasado fue acribillado en la ciudad balnearia de Villajoyosa el piloto de helicóptero ruso Maxim Kuzminov, quien había desertado a Ucrania en agosto de 2023.

El piloto se refugió en esa región con el fin de pasar desapercibido, pero fue descubierto por los rusos y asesinado en el garaje del edificio.

Maxim Kuzminov y su helicóptero
Maxim Kuzminov y su helicóptero, en un video de las Fuerzas ucranianas.

Maxim Kuzminov y su helicóptero, en un video de las Fuerzas ucranianas.

“La hora de los espías”

Gerhard Schindler, ex jefe del BND, la inteligencia alemana, afirmó que “sería ingenuo considerar estos incidentes como algo aislado”. "Los enfrentamientos bélicos son siempre la hora de los espías. Por lo tanto, Rusia ha estado intensificando continuamente sus operaciones de inteligencia en los últimos años, no sólo en Ucrania, sino en Occidente en general”, agregó.

Schindler, uno de los hombres más experimentados en estos temas, sostuvo que el espionaje y el sabotaje eran parte integral de la “caja de herramientas estándar de la geopolítica rusa”. Estos casos “no son una sorpresa, más bien es la punta del iceberg”, apuntó.

La ministra de Asuntos Exteriores alemana, Annalena Baerbock, aseguró que hay evidencias de que los servicios del presidente ruso Vladimir Putin están “reclutando agentes para llevar a cabo ataques en suelo alemán”. "No permitiremos que Putin lleve su terror a Alemania", afirmó.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario