El clima en Neuquén

icon
13° Temp
54% Hum
La Mañana Miami

Historia de horror: es millonario y viajó de Miami a Madrid para asesinar a su esposa

El hombre trazó un truculento plan, que incluyó viajes a Turquía y Serbia. Fue arrestado por el FBI al regresar a Florida.

La historia de David Knezevich, un serbio-estadounidense multimillonario, es realmente aterradora. El FBI cree que este hombre elucubró un siniestro plan, casi sacado de una serie policial de terror, para asesinar a su esposa, la colombiana Ana María Henao, con la que mantenía una disputa de divorcio.

Ambos vivían en Florida, Estados Unidos. Ana María, de 40 años, se fue del hogar para escapar de su violento marido y se estableció en Madrid. En febrero pasado desapareció misteriosamente. La policía cree que la asesinó Knezevich, pero no encuentran el cuerpo.

La semana pasada, Knezevich, de 36 años, fue detenido en Florida. Para poder arrestarlo, el FBI utilizó los más modernos métodos de investigación a su alcance, trazando el recorrido del hombre, los horarios, su aparición en distintas cámaras de seguridad y los pasajes comprados, entre otros hechos.

Los datos determinaron que viajó de Estados Unidos a Turquía, de allí a Serbia, donde alquiló un auto, y por carretera hasta Madrid. Luego volvió a Serbia y finalmente a Miami, el sábado pasado, donde fue arrestado.

Ana María Henao.
Ana María Henao, la colombiana que huyó de su marido y se estableció en Madrid.

Ana María Henao, la colombiana que huyó de su marido y se estableció en Madrid.

Una historia tenebrosa

Ana María y David estaban casados desde hace unos 13 años y eran multimillonarios gracias a sus negocios de equipamiento tecnológico y alquiler de departamentos turísticos en Miami.

Las cosas entre ellos comenzaron a andar mal y ella decidió divorciarse. A principios de este año Ana María viajó a Madrid, España, porque la relación con su esposo se había puesto muy difícil, según le contó a sus familiares y amigas.

Al parecer, David no quería dividir los bienes conyugales en partes iguales. La mujer salió de Estados Unidos con miedo y, según consta en el expediente, sentía que su marido la “estaba vigilando”.

Los últimos datos que se tienen de ella indican que el 2 de febrero pasado ingresó al departamento que había alquilado en Madrid a las 14.20. Esto se pudo constatar por las cámaras de vigilancia del edificio.

A las 21.27 aparece un hombre misterioso en la puerta del edificio con una lata de pintura en spray. Ingresa aprovechando la salida de otro inquilino.

El hombre roció con pintura una de las cámaras de la entrada para tratar de taparla, pero no lo consiguió del todo. También puso cinta adhesiva en la cerradura de la puerta para que no se cierre.

David Knezevich, el empresario serbio-estadounidense acusado de desaparición forzada.
David Knezevich, el empresario serbio-estadounidense acusado de desaparición forzada.

David Knezevich, el empresario serbio-estadounidense acusado de desaparición forzada.

Como no cubrió todo el lente de la cámara, se pudo ver su figura. "El hombre que miró directamente a la cámara tiene características físicas que se asemejan a Knezevich", describieron los investigadores policiales.

La figura de Knezevich es muy reconocible. Se trata de un hombre alto y corpulento, que mide casi dos metros.

Estuvo adentro del edificio poco más de 50 minutos. A las 22.30 las cámaras lo toman saliendo del ascensor con una valija grande.

Desde ese momento no se sabe nada más de Ana María. Sus amigas dieron aviso al FBI, que en coordinación con la Policía Nacional de España inspeccionaron el departamento dos días después. No encontraron rastros de ella. Tampoco de su celular ni de su computadora.

Ana María Henao desapareció el 2 de febrero pasado
Ana María Henao desapareció el 2 de febrero pasado.

Ana María Henao desapareció el 2 de febrero pasado.

El extraño recorrido de Knezevich

Hay una serie de datos recogidos por el FBI que apuntan a David Knezevich como principal sospechoso de este crimen.

El 27 de enero, cinco días antes de Ana María desapareciera, David viajó de Miami a Turquía. El 30 de enero ya se hallaba en Serbia, su país de origen, donde alquiló un automóvil.

Devuelve el vehículo el 5 de febrero, tres días después de la desaparición de su esposa. El dueño del comercio donde alquiló el auto contó a la policía que lo entregó con los cristales polarizados, con otra patente y que tenía un recorrido de más de 7.000 kilómetros.

La distancia entre Serbia y Madrid es aproximadamente de 2.600 kilómetros.

El día de la desaparición de Ana María, un vecino de su misma calle denunció el robo de la patente de su coche. Esa misma patente fue registrada en dos peajes en esas fechas, uno de ellos a su paso por Ajalvir, al este de Madrid.

Las pruebas que más lo incriminan

Hay otros hechos que los investigadores del FBI consideran determinantes para culparlo.

Al revisar su celular y notebook, descubrieron que Knezevich había conocido a una colombiana por medio de una aplicación de citas. Lo llamativo son los pedidos que le hizo a la mujer

Le dijo que un amigo serbio estaba escribiendo un libro donde había un pequeño personaje colombiano, y que necesitaba que le escribiera en “perfecto colombiano” un par de frases.

Ana María Henao, en una foto distribuida por el Ministerio del Interior de España.
Ana María Henao, en una foto reciente distribuida por el Ministerio del Interior de España.

Ana María Henao, en una foto reciente distribuida por el Ministerio del Interior de España.

La primera es la siguiente: "Conocí a una persona muy chévere, tiene una casa de recreo a unas dos horas de Madrid. Ahora nos vamos y pasaré unos días allí, aunque apenas hay señal. Te marco cuando vuelva. Besos".

La segunda, en el mismo tono, hablaba del hombre que había conocido: "Ayer necesitaba un paseo después de salir de terapia y se me acercó en la calle. Hubo una conexión increíble, nunca antes había tenido".

Ambos mensajes fueron enviados a la familia y amigos desde el celular de Ana María, después de su desaparición, intentando demostrar que estaba con alguien en un lugar remoto.

Pero no termina ahí. El 4 de febrero, una mujer que decía ser Ana María llamó para cancelar tres seguros de autos a nombre de los negocios que compartía con su marido. También para abrir una cuenta.

Al investigar, la policía dio con una empleada del matrimonio que confesó que Knezevich la había obligado a hacerse pasar por la mujer para hacer esos trámites.

Si bien aún no pueden acusarlo de homicidio, porque el cuerpo no aparece, la policía intenta culparlo de “desaparición forzada”. Y esperan que se quiebre y confiese qué hizo con Ana María. Las pruebas parecen ser contundentes.

DV

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario