El clima en Neuquén

icon
25° Temp
33% Hum
La Mañana NASA

La NASA reveló fotos increíbles de su nuevo cohete lunar

Después de 50 años, la humanidad se prepara para regresar a la Luna, superando desafíos financieros y tecnológicos.

A principios de este año, la NASA retrasó el cronograma de la misión Artemis II para otorgar los contratos del módulo de aterrizaje lunar tripulado. Además, esperaba recibir un total de 3.200 millones de dólares del Congreso para financiar el proyecto, aunque finalmente solo obtuvo 850 millones debido a un cambio de presidente en Estados Unidos hace dos años.

El astronauta Gene Cernan, de la misión Apolo 17, se convirtió en el último ser humano en caminar sobre la Luna en 1972, y desde entonces, no ha habido ninguna misión que haya llevado a un ser humano de nuevo a nuestro satélite. Sin embargo, ¿qué ha sucedido en los últimos 50 años que impidió que la humanidad regrese al lugar donde comenzó la exploración espacial? Sorprendentemente, no ha habido ningún obstáculo científico o tecnológico que haya obstaculizado un retorno a la Luna. La principal barrera fue el alto costo de los viajes tripulados al espacio y la necesidad de financiamiento para continuar la exploración lunar.

cohete2.jpg

A pesar de estos desafíos, la agencia espacial estadounidense lanzó su primera misión no tripulada a la Luna en noviembre del año pasado. A largo plazo, el programa Artemis busca sentar las bases de una nueva era de exploración espacial, que incluye el establecimiento de una base lunar permanente, la exploración de recursos lunares y, en última instancia, servir como punto de partida para futuras misiones tripuladas a Marte.

Si la NASA sigue su orden cronológico, se espera que la misión Artemis II, con tripulantes a bordo, tenga lugar en 2024. Las primeras imágenes de las pruebas de los propulsores RS-25 del cohete Space Launch System (SLS) de la NASA indican que todo está avanzando según lo previsto.

cohete3.jpg

El martes, 17 de octubre, comenzaron una serie de doce pruebas programadas que se llevarán a cabo hasta el próximo año. Estas pruebas tienen como objetivo recopilar datos sobre el rendimiento de varios componentes clave del motor RS-25, que incluyen una boquilla, actuadores, conductos flexibles y turbobombas, como lo explica la NASA en su blog oficial. Durante la primera prueba, los operadores de la NASA encendieron el motor RS-25 durante más de nueve minutos, superando los 500 segundos requeridos para una misión real, en el banco de pruebas Fred Haise en el Centro Espacial Stennis de la NASA. También se llevó el motor al nivel de potencia del 111%, necesario para el lanzamiento de un SLS.

Estas pruebas son un paso clave para que el contratista principal de motores SLS, Aerojet Rocketdyne, una empresa de L3Harris Technologies, produzca los motores que impulsarán el cohete SLS en futuras misiones Artemis.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario