El clima en Neuquén

icon
13° Temp
44% Hum
La Mañana Cuba

¿Qué está pasando en Cuba? Anuncio de ajuste económico y rumores de giro "neoliberal"

La población cubana se prepara para un fuerte cambio, en medio de una profundización de la crisis y el éxodo masivo.

Los cubanos viven desde hace tiempo momentos difíciles y ya se resignaron a la falta de productos de primera necesidad, de medicamentos, a los cortes de electricidad, al abandono en el transporte público y a la escases en general. Pero la situación se agudizó en los últimos días del año con los drásticos cambios que impulsa el gobierno.

Las crónicas internas reflejan la gran incertidumbre que reina en la población ante medidas que no terminan de comprender porque la información es escasa. Sólo saben que hay un severo ajuste.

En las redes sociales, cuando funciona Internet, se habla de un giro “neoliberal” en la economía, pese a que sus dirigentes siguen afirmando que van a sostener el sistema socialista en la isla.

El ministro de Economía, Alejandro Gil Fernández, justificó el ajuste con el argumento de que Cuba enfrenta “un escenario de economía de guerra”.

El ajuste planeado por el gobierno cubano implica, especialmente, una fuerte reducción de los subsidios en diferentes rubros de la economía ya que el Estado está agotado.

Para justificar este cambio, Gil Fernández utilizó el mismo argumento que muchos dirigentes de la derecha en Latinoamérica. “Hay que comprender que cuando el Estado subsidia, nos cuesta a todos”, afirmó.

Alejandro Gil Fernández.jpg
Ministro de Economía de Cuba, Alejandro Gill Fernández.

Ministro de Economía de Cuba, Alejandro Gill Fernández.

“Se dice que ‘para evitar que la población pague determinado costo, vamos a dar el precio a la mitad y que la otra mitad la asuma al presupuesto’. ¿Qué es el presupuesto? El presupuesto tiene los ingresos y los gastos del país. Por lo tanto, cuando lo asume el presupuesto, lo asume el país. Y cuando lo asume el país, lo asumimos todos”, sentenció.

Ajuste y paquetazo

La severa crisis económica en la isla, que se está quedando sin productos esenciales y está provocando un nuevo éxodo de la población, obligó al gobierno a adoptar una serie de medidas para intentar equilibrar las cuentas, como en varios países de Latinoamérica.

El primer ministro Manuel Marrero anunció ante el Parlamento los ajustes económicos que se aplicarán desde enero próximo, lo que llevó a la gente a definirlo como “paquetazo” en las redes sociales.

El funcionario anunció una suba del 25% en la tarifa eléctrica -6% del sector residencial que más consume-, y el cobro en dólares los combustibles a los turistas.

El costo del abastecimiento de agua se triplicará para quienes no tienen servicio medido y aumentará un 25% el precio de la garrafa de gas licuado.

Prier ministro de Cuba, Manuel Marrero
El primer ministro de Cuba, Manuel Marrero, expone los ajustes ante la Asamblea.

El primer ministro de Cuba, Manuel Marrero, expone los ajustes ante la Asamblea.

También anticipó que habrá “nuevas tarifas” al transporte público, aunque evitó dar detalles de cuánto sería el incremento. La cotización del dólar oficial aumentará, en una tácita devaluación.

Marrero, por otra parte, admitió que habrá una “revisión" del número de empleados estatales, lo que para muchos “augura numerosos despidos”.

¿El fin de la “libreta de racionamiento”?

Uno de los puntos que más preocupa a los sectores de bajos recursos es el fin del subsidio universal a la canasta de alimentos básicos.

La tradicional “libreta” del mercado racionada, que tiene 60 años de existencia, se reducirá sensiblemente.

El ministro Gil Fernández reconoció este miércoles que la “canasta familiar normada” –productos subsidiados-, sufrirá una reducción.

“Hay una opinión en la población de que se mantienen los subsidios a todas las personas por igual; sin embargo, no todos tienen la misma capacidad adquisitiva. Es algo que tenemos que revisar”, dijo.

Gil Fernández, citado por Cubadebate –un medio afín al gobierno-, señaló que mantener los productos subsidiados representa “un altísimo costo para el país”. Y puso cifras: “la importación cuesta más de 1 600 millones de dólares, 700 millones más que en el 2019, por el incremento de los precios” en el mercado internacional.

En ese contexto, justificó el ministro, “hasta qué punto es factible mantener un nivel de asignación en la entrega de productos con los mismos precios subsidiados a los mismos precios de la población, cuando no todos están en la misma situación de solvencia económica”.

Embed

Falta de combustible

Durante muchos años Cuba se abasteció de combustible barato proveniente de Venezuela, su socio político y comercial. Pero ahora el gobierno de Nicolás Maduro enfrenta sus propios problemas y ya no le puede regalar petróleo.

Este, admitió Gil Fernández, es “un asunto que debemos revisar también, porque tiene que ver con la escasez de combustibles que enfrenta el país y lo que le cuesta mantener un nivel de oferta que, evidentemente, no puede venderse subsidiado”.

De acuerdo al ministro, uno de los principales problemas que tiene la economía cubana “es que lo que vende no cubre los costos para reaprovisionarse”. “Si usted compra combustible y lo vende más barato de lo que le costó, ¿cómo compra el barco que viene atrás?”, se preguntó.

El éxodo cubano

Desde el 2021, cuando se distendieron las restricciones por la pandemia del covid, se agudizó el éxodo de cubanos.

En los últimos dos años, según datos de las autoridades migratorias estadounidenses, “más de 460.000 cubanos han llegado a Estados Unidos o han solicitado asilo en México”, para luego continuar su camino hacia el norte.

Un informe de National Geographic señala, por su parte, que “la migración cubana hacia Estados Unidos se ha multiplicado en el último año, superando incluso el exilio masivo de los años ochenta y noventa”.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario