Municipios se las rebuscan para llegar a fin de mes

Los intendentes achican gastos para hacer obras y pagar sueldos.

POR ADRIANO CALALESINA /adrianoc@lmneuquen.com.ar

Los municipios neuquinos hacen malabares para llegar a fin de mes. En época de vacas flacas, tener las finanzas en orden implica ajustar gastos, achicar empleados y reducir la prestación de servicios, en algunos casos.

Es lo que sucede en los municipios de Plottier, Zapala y Centenario, que en estos dos años tuvieron que armar varias estrategias para sacar la cabeza a flote y buscar una autonomía financiera, sin el apoyo constante del gobierno provincial.

Plottier es el caso donde hubo el mayor ajuste. El intendente Andrés Peressini aseguró que tardó varios años en revertir una situación financiera insostenible, donde el 120% de su presupuesto se destinaba a pagar los salarios. Hoy el presupuesto es de 680 millones de pesos y el 80% se lo llevan los sueldos.

La comuna recibe 2,5 millones de pesos por mes del gobierno provincial, en concepto del convenio de reciprocidad financiera firmado hace años de acuerdo a la evaluación fiscal que hace la provincia. De los 30 millones de pesos al año devuelve 8 millones.

La recaudación implica sólo al 40% de los contribuyentes, alrededor de 17 millones de pesos por mes. En 2011 se repartían 2000 boletas (alumbrado, barrido y limpieza) y en la actualidad ese número subió a 22.000. Además, la comuna tiene 260 empleados menos.

En Zapala, la situación financiera es similar. La intendenta Soledad Martínez sostuvo que no recibe aportes extraordinarios (salvo por el aguinaldo) y para tener oxígeno financiero tuvo que reducir el plantel municipal.

“Cuando asumimos en 2011 teníamos 1122 empleados y hoy tenemos 864, unos 240 empleados menos”, dijo Martínez, quien aclaró que con la situación financiera que tiene la comuna, puede tener una agenda de obra pública pero sin pavimento.

El Municipio maneja un presupuesto de 630 millones de pesos y el 72% lo destina a sueldos. El año pasado la masa salarial llegaba al 96%, pero hubo recortes en las cuentas de combustibles y contrataciones buscando el equilibrio.

“Tenemos una situación equilibrada pero sólo nos permite tener una agenda de espacios verdes, agua y cloacas, además del plan de vivienda propio que tenemos con casas a bajo costo”, dijo.

p14-pieza.jpg

En Centenario también hubo recortes financieros. El intendente Esteban Cimolai explicó que se tuvo que revertir una situación deficitaria de dos años. En un presupuesto de más de 600 millones de pesos, en 67% se va en salarios. Antes, la masa superaba al 90%.

En 2018 la deuda corriente con proveedores bajó un 12% -de 19.513.000 pesos en 2016 a 17.126.000- y aumentó un 50% el cobró de servicios retributivos y otro 32% el de patentes de rodados. Es decir que tuvo que bajar la deuda y subir la recaudación.

La comuna apostó a construir cloacas con recursos propios y también asfaltó con dinero de Nación. Pero se restringió en gastos de combustible, lo que le permitió generar un ahorro. Con ello, cerró una paritaria atada a la inflación y con un piso del 5,3% trimestral.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído