Murió el capo narco más importante de la región

Héctor Montecino tenía 48 años y estaba condenado a 33 de cárcel.

Tomás Gómez / Manuel Navarro
policiales@lmneuquen.com.ar


Cipolletti.- Murió Héctor Isaac Montecino (48 años), el capo narco más importante de la región, condenado a 33 años de cárcel y que, por estimación de la Justicia, llegó a manejar un negocio de 7 millones de pesos al mes.

El capo narco padecía un severo cáncer en la cabeza y estaba internado en una clínica oncológica en Buenos Aires, adonde había sido trasladado por exclusivo pedido de su familia, ya que se encontraba en prisión en la U9 de Neuquén.

El clan Montecino lideró el negocio narco en todo el Alto Valle durante casi una década y hasta continuó manejando la venta de marihuana y cocaína desde la cárcel federal de Roca.
Uno de los momentos de mayor notoriedad pública fue cuando se enfrentaron al por entonces intendente cipoleño Alberto Weretilneck. En medio de un tenso clima, tras la muerte del joven David Oliva, el actual gobernador de Río Negro inició una campaña para desterrar a la familia de la ciudad, acusándola de liderar una banda narco y de ser responsable de una innumerable cantidad de delitos .

Pero los Montecino no sólo no se fueron, sino que con el pasar del tiempo fueron acaparando casi en exclusividad el mercado del narcotráfico en el Alto Valle. Esto, principalmente, tras el sangriento asesinato de Luis Miguel "Cacha Pelada" Ayala (42) en Allen, quien era su principal competidor en el negocio.

El fin de la banda llegó en pleno esplendor. En septiembre del 2011 la Policía de Neuquén (sin la intervención de su par rionegrina), realizó una serie de allanamientos de viviendas pertenecientes a la familia Montecino y a algunos de sus más estrechos colaboradores. Como resultado, 16 personas quedaron detenidas y se secuestraron 172 kilos de marihuana y 20 de cocaína.

El capo de la banda, Héctor, no fue capturado en ese momento. Luego de buscarlo en Santa Rosa, Bahía Blanca y Monte Hermoso, cayó después de cuatro meses en Catriel.

A un año del primer megaoperativo se realizó otro, solicitado por la Justicia Federal. En esta oportunidad secuestraron 180 kilos de marihuana y $140.000 en efectivo. Este fue el golpe final al clan Montecino.

Decadencia de la mafia

A comienzos de este año, quien supo ser uno de los delincuentes más importantes, peligrosos y temidos de la región se mostró en desgracia.

Afectado por un tumor en la cabeza, habló en exclusiva con LM Neuquén, reconoció que desde los 8 años andaba en la delincuencia y despotricó contra la Justicia Federal: "El Tribunal me rompió el ojete a mí y me dio 18 años de prisión. A los Araneda (la banda que cayó en mayo de 2014 con 840 kilos de marihuana) les dieron 8 años con la misma calificación que yo. Después, a los Díaz (que cayeron en julio de 2012) también les dieron 8 años. Yo no soy ninguna carmelita descalza, pero lo que me jode es que no hay igualdad ante la ley. El gobernador de Río Negro salió a pedir penas ejemplares contra los narcos, pero no dijo nada de los Araneda".

Al ser trasladado a Buenos Aires, después de convulsionar y perder la visión de un ojo, compartió el hospital de Ezeiza con el empresario Lázaro Báez.

Tejió otra organización desde la cárcel de Roca

Desde la Colonia Penal de Roca, Héctor Montecino selló una alianza y continuó manejando el negocio de la venta de droga en todo el Alto Valle.

Tras ser capturado, Montecino estuvo en la U11 de Neuquén y a los pocos días pidió el traslado a la U5, donde compartió con otros importantes narcos.

Tal era la comodidad que tenía Montecino en el penal roquense, que a los pocos meses comenzó a compartir la celda con otro capo narco regional, Sergio Rubén "Condorito" Dávila.

La alianza narco tardó muy poco en conformarse. Con su gente tras las rejas, aprovechó la organización que ya tenía Dávila para vender la marihuana que le llegaba de Paraguay o Buenos Aires, en tanto que su socio aportaba la cocaína.

Nuevamente fue la policía neuquina la encargada de hacer 13 allanamientos en Cipolletti, Roca, Barda del Medio y Centenario, donde secuestró 180 kilos de marihuana, 4 kilos de cocaína, 140 mil pesos y 12 vehículos utilizados por la red para movilizarse.

En noviembre de 2013, por esta alianza fue condenado a 15 años de prisión que se sumaron a los 18 que ya tenía por la primera causa denominada Nacimiento. En total debía cumplir 33 años de cárcel.

Los últimos años del temible líder

Crimen de David Oliva

A raíz de la muerte del joven tras enfrentarse a dos miembros del clan Montecino, Alberto Weretilneck comienza una campaña para echarlos de la ciudad en mayo de 2010.

El primer golpe a los narcos
La Policía de Neuquén allanó las casas de los Montecino y detuvo a 16 personas. Además secuestró 172 kilos de marihuana y más de 20 de cocaína. Fue el 23 de septiembre de 2011.

El capo, detenido en Catriel
Tras unos 100 días prófugo, Héctor Montecino cayó en Catriel. Lo detuvo la Brigada de la Policía de Neuquén el 15 de enero de 2012.

El negocio tras las rejas
Luego de nueve meses de escuchas, otra vez la Policía neuquina allanó en Cipolletti y terminó con la alianza entre Montecino y Dávila, que continuaban dirigiendo el negocio desde la U5 de Roca. Fue el 28 de septiembre de 2012.

Cáncer y muerte
Tras perder la visión de un ojo y convulsionar dentro de la U9, Montecino fue internado en el Castro Rendón y después trasladado a Buenos Aires, donde murió ayer.

Weretilneck lo quería echar


Cuando Alberto Weretilneck era intendente de Cipolletti, se puso al frente de una campaña para desterrar a la familia Montecino de la ciudad. El hoy gobernador también denunció una red de protección, evidenciada en los allanamientos realizados por la Policía neuquina. Luego se supo que la prosecretaria del Juzgado Federal de Roca, Susana Ricci, alertaba al abogado defensor de los narcos, Juan Luis Vincenty, cada vez que se ordenaba un allanamiento.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído