LMNeuquen amor

Neuquén tiene sus senderos de candados del amor

No menos de diez parejas han inaugurado esta tradición europea en el Paseo de la Costa.

Lejos está de ser el puente del amor de la torre coreana de Seúl o de las calles de París. Pero el Paseo de la Costa neuquino tiene su propio sendero de las promesas. Allí, las jóvenes parejas de la ciudad replican una tradición de antaño, en la que junto a un candado ponen sus nombres y la fecha en el que lo cerraron, como un símbolo de amor.

El sendero neuquino, ubicado en la calle Democracia, justo a la derecha donde choca Olascoaga con el río, no tiene los colores que se pueden observar en París y tampoco hay una tradición marcada que lleve a la venta de candados en forma de corazón. Lejos de la extravagancia, los candados neuquinos son austeros, similares a los que cualquier familia tiene en sus portones. Hay quienes los escriben con marcador indeleble o corrector. Otros eligen hacer una huella más duradera y calar el bronce con un elemento punzante para escribir en el mismo material

Te puede interesar...

Aunque no hay un verdadero registro del momento en el que surgió la idea de replicar la tradición nacida en Europa, los primeros candados de la ciudad datan de 2016, cuando una de las primeras parejas eligió las costas del río Limay para sellar su amor.

Neuquén tiene sus senderos de candados del amor
Neuquén tiene sus senderos de candados del amor

Neuquén tiene sus senderos de candados del amor

Allí, la gente pasa sin mirar o, mejor dicho, sin percibir la existencia de los candados, que se pierden entre los colores del otoño. Sin embargo, aunque en su mayoría se trata de candados pequeños, como de alcancía, no menos de una decena de parejas neuquinas han marcado los orígenes de la tradición en la confluencia.

Además de los cerrojos, hay quienes eligieron escribir su nombre en la baranda, continuando la costumbre romántica que tiene lugar en la ciudad. Esta circunstancia divide las aguas de quienes opinan al respecto, como si se tratara de una situación que deja en evidencia una cuestión etaria.

Neuquén tiene sus senderos de candados del amor
Neuquén tiene sus senderos de candados del amor

Neuquén tiene sus senderos de candados del amor

Quienes aún no han llegado a los 30 años responden la pregunta con otra pregunta: "¿La gente sigue creyendo en el amor para toda la vida?", cuestionó un joven de unos 24 años. Otros se encargan de realizar un análisis más profundo. "Me genera incomodidad pensar en el amor a través de un candado con llave, como si fuera algo rígido y cerrado o un compromiso que no puede romperse", indicó una chica.

Sin embargo, quienes cruzan el umbral de los 50 festejan el romanticismo entre las parejas neuquinas. "Me parece una linda tradición para demostrar amor duradero y sincero. Más allá de si esa relación perdura en el tiempo o no. Es como el vestido de la novia o el anillo de casamiento", aseguró una mujer. Lejos de armar un debate, otra de las mujeres consultadas al respecto admitió que le resulta raro "que critiquen esa costumbre tan linda, más en estos momentos donde es necesario poder llenar el mundo de acciones bellas".

No hay nada que marque el lugar como el sendero del amor, más bien parece ser una tradición que se fue corriendo de boca en boca. Da la sensación de que los amantes que se sintieron interpelados por aquella pareja, que en 2016 cerró el primer candado y tiró la llave al agua, ahora compran su candado en una ferretería y se suman a esta costumbre en las orillas del Limay.

Neuquén tiene sus senderos de candados del amor
Neuquén tiene sus senderos de candados del amor

Neuquén tiene sus senderos de candados del amor

-> El origen de los candados

Cientos de historias de amor y desamor se han montado encima de los orígenes de los candados en los puentes europeos. Como un símbolo, el cerrojo declara un amor al que no se le puede escapar y remonta a un melancólico cuento serbio sobre la Primera Guerra Mundial.

Todo parece indicar que en un pueblo balneario de Vrnjacka Banja, una profesora de nivel primario se enamoró de un oficial del mismo lugar. Sin embargo, como gran parte de las historias de amor de principios del siglo XX, la suya tuvo el final de todos aquellos que se fueron a la guerra. Tras el compromiso al matrimonio, el oficial tuvo que partir al conflicto, donde su corazón cambió de parecer y contrajo matrimonio con otra mujer.

Neuquén tiene sus senderos de candados del amor
Neuquén tiene sus senderos de candados del amor

Neuquén tiene sus senderos de candados del amor

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

4.6875% Me interesa
38.28125% Me gusta
7.8125% Me da igual
23.4375% Me aburre
25.78125% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario