El clima en Neuquén

icon
10° Temp
81% Hum
La Mañana Andacollo

De Andacollo a Alaska, con una parada en Venezuela para alentar a River

Una pareja de neuquinos, que lleva años viajando por el continente, marcó la presencia local en un partido de la Libertadores. Conocé su historia.

Mauricio Sepúlveda y Micaela Mazzulla están casados hace 10 años y llevan casi seis viajando por el mundo. Aunque fijaron Alaska como su objetivo, prefieren disfrutar más del camino que de la meta, por lo que convirtieron su viaje en un estilo de vida que les permite disfrutar de nuevas experiencias en distintos países del continente. Una de ellas fue la que vivieron el último martes, cuando gritaron los tres goles de River en un estadio de Venezuela.

Se conocieron en 2007, cuando los dos estudiaban en La Plata. Micaela, que es oriunda de Brandsen, en Buenos Aires, estudiaba Licenciatura en Alimentos y compartió algunas materias con Mauricio, que hacía el Profesorado de Química. En 2014 se casaron en Andacollo y desde ese rincón de Neuquén solían armar sus mochilas para escaparse cada fin de semana largo o en las vacaciones.

El amor por los viajes no paró de crecer, pero era Micaela la que estaba más decidida a iniciar una vida nómade. Se inspiró en libros de otras familias viajeras y comprendió que era posible desandar las creencias que nos atan a un solo lugar, para convertir el tránsito permanente en una forma de vivir.

En agosto de 2018, y tras vender todas sus pertenencias, acondicionaron su auto, un Megane modelo 1999, y salieron hacia el sur, con destino Ushuaia. Tras pasar "el fin de año en el fin del mundo", emprendieron un viaje que los llevaría siempre hacia el norte, con el objetivo puesto en llegar a Alaska, pero sin pisar demasiado el acelerador.

megane viajeros.jpg

"El 4 de agosto de 2018 a las 12 del mediodía le mandamos mensaje a todos nuestros contactos diciéndoles que íbamos a salir desde la plaza de Andacollo para cumplir nuestro sueño de vivir viajando y fueron algunos familiares y amigos a despedirnos. Ese día empezó nuestra aventura con el tanque de nafta, algunas artesanías y muy poquito dinero, tanto que no llenábamos otro tanque, pero con la idea de ponernos a trabajar en el siguiente pueblo", relató el neuquino.

"Sí, el sueño es en algún momento llegar a Alaska. Pero vivimos viajando y disfrutando el camino", explicó Mauricio a LMNeuquén sobre su filosofía de viajes, que está lejos del turismo acelerado que consume paisajes y retrata monumentos para las redes sociales. Por el contrario, prefieren el turismo lento, ese que se centra en conocer a los pueblos olvidados y a sus habitantes.

Embed - Mauri y Mica en Megancete | viaje en auto on Instagram: "EMOCIONANTE Leé . No pensábamos llegar hasta acá, porque como saben, la prioridad estaba en el arreglo de nuestro auto, Megancete. . Peero la magia del viaje nos quería en Mérida para cerrar esta etapa con broche de oro en el TELEFÉRICO MÁS ALTO DEL MUNDO! ( foto 1 a 4765 msnm) . ♥ Conocimos a Tito ( foto 9) quien nos invitó a hacer uno de los sí o sí de Mérida y símbolo venezolano. . y aunque Mica terminó como mostramos en la última foto, fue una experiencia INCREÍBLE. . COMENTÁ si vas a ver el video de YT donde mostramos más . Sigamos @viajando.para.vivir"

"Hoy estamos en Pasto, al sur de Colombia. Nuestro sueño comenzó con una idea de Mica que a mí me costó aceptar. Ella quería hacer esta vida y yo tardé dos años en pensarla, hasta que le dije que sí. Ahí le compramos a mi papá el Renault Megane 99 que tenía y lo adaptamos para poder dormir, cocinar y vivir en él. Nuestro objetivo es viajar desde Ushuaia hasta Alaska, y ya llevamos más de cinco años, una pandemia en el medio que atrasó muchísimas cosas, más de 85 mil kilómetros, 10 países de Sudamérica y haciendo todos los esfuerzos para poder mantenernos y afrontar todo lo que se requiere. En este momento, por ejemplo, estamos tratando de reunir el dinero necesario para pasar el auto a Panamá, que es muy costoso", expresó.

El amor por River en sus viajes

Cuando equiparon la Megancete, como le llaman al vehículo que es también su casa, tuvieron que decidir cuáles eran los elementos indispensables para llevar en el recorrido. Mauri no se esforzó por negociar, y planteó que debía llevar, sí o sí, una bandera de colores blanco y rojo que reza "Andacollo es de River". Aunque su esposa es hincha de San Lorenzo, dijo que el Millonario le cae bien y aceptó que ese emblema fuera su amuleto para recorrer los miles de kilómetros que venían por delante.

"Ya visitamos 10 países de América y ahora estamos por segunda vez en Venezuela", contó Mauricio, que este martes se dio el gusto de ver a River, el club de sus amores, en su debut en la Copa Libertadores. La cita fue en el Polideportivo de Pueblo Nuevo, en la ciudad de San Cristóbal, un estadio que también se conoce como El Templo Sagrado. Y ahí, en medio de ese océano de camisetas negras y amarillas, un puñado de hinchas millonarios gritaron los goles que le darían una victoria por dos a cero en el debut.

mauri andacollo viajero river.jpg

"Yo conocí a River escuchando los partidos por la radio, porque no teníamos la posibilidad de ver los partidos por televisión", contó Mauri a un portal de noticias de River, donde compartió su historia como viajero y como fanático del Millo. "Me acuerdo que solo pasaban el Superclásico y que la primera vez que fui al Monumental fue de grande, cuando tenía 23 años y mi hermano me regaló la entrada porque él estaba en viaje de egresados y no podía ir. Pero la segunda fue especial: fui a la despedida del Burrito Ortega, mi ídolo de la infancia. Me acuerdo que ahorré mucho tiempo para poder ir", explicó.

Así, los viajes y el fútbol parecen formar de su ADN, ya sea por una travesía de Andacollo hasta el Monumental, o una bandera roja y blanca que recorrer el mundo. "En el viaje voy con la bandera de River a todos lados, es la que me acompaña y me considero un hincha fanático del club", contó.

Viajando para vivir fue a ver a River.mp4

"Al momento que nos enteramos que River iba a jugar en Venezuela, se nos despertaron las ganas de llegar aunque estábamos jugados con el presupuesto", dijo Mauricio. "Estábamos en Colombia, cerca de la frontera con Ecuador, y las rutas colombianas tienen muchos peajes. Estuvimos vendiendo artesanías en Semana Santa y después decidimos viajar, manejamos tres días, a la noche descansamos y pudimos llegar a San Cristóbal a ver el partido y por suerte ganamos", explicó.

Su ruta hacia Alaska

Después de vivenciar el primer partido, Mauricio y Micaela siguen su viaje lento por el continente, que sostienen a través de la venta de artesanías y un canal de YouTube en donde publican contenidos que cosechan, en promedio, unas 80 mil visualizaciones. Allí, muestran los paisajes mágicos que se encuentran y hasta los obstáculos que aparecen en su camino. También dan consejos para equipar vehículos y salir a la aventura sin gastar demasiado.

Mauricio señaló que había avanzado con su carrera y tenía un buen pasar en Argentina. Sin embargo, aclaró que su deseo de lanzarse al mundo pudo más, y hoy siguen disfrutando de la vida nómade e incluso consideran que podrían adaptarse a ampliar la familia sobre ruedas, si alguna vez sucede. "El sueño era más grande para nosotros", declaró.

Ya con 10 países recorridos y casi seis años de viaje, los dos mantienen intacto el sueño de llegar a Alaska, pero no se impacientan. Su ritmo lento es a veces obligado por problemas financieros y otras veces elegido, cuando una comunidad o un paisaje los enamora. Por eso, prefieren pisar el freno y detenerse a disfrutar cada momento, desde unos mates en una ruta desconocida hasta los gritos eufóricos por los goles de Boselli y Fonseca en la Copa Libertadores.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario