El clima en Neuquén

icon
Temp
52% Hum
La Mañana sierra grande

El "Loco" Pitín, la historia y anécdotas del personaje más querido de Sierra Grande

De las maratónicas corridas detrás del basurero a su latiguillo famoso, de los puchos a sus ocurrencias, de su infancia a la actualidad. La increíble vida de un tierno símbolo de esa ciudad rionegrina.

Cuántos habitantes tiene Sierra Grande, en que año se fundó, quien es el máximo goleador histórico del fútbol local, qué partido político gobernó más veces allí son datos que quizás varios ignoran. Ahora a Pitín, el personaje del pueblo, seguro lo conocen todos, inclusos los que vivieron o pasaron ocasionalmente por esa entrañable ciudad rionegrina.

Probablemente, eso sí, pocos sepan que se llama Agustín Roberto Alfaro. Ahora por su popular apodo, sin dudas, lo sacan todos…

Un loco lindo que se convirtió con el paso de los años en una verdadera leyenda urbana del pueblo. Si hasta tiene un tema y plaza “propia” (le dedicaron una canción y le pusieron su nombre a un espacio público). Un personaje súper querido, con mil anécdotas que vamos a intentar recrear con la inconmensurable ayuda de una de las personas más cercanas a él y el valioso testimonio de habitantes de la zona.

Caminante incansable, fumador empedernido, cuerpo de grande y alma de niño, la inocencia en su máxima expresión. Cómo no apreciar al tipo que le sacó una sonrisa con sus ocurrencias y travesuras a generaciones enteras y no tiene maldad.

Imposible olvidar cuando pasaba el camión municipal de barrido y limpieza “con Pitín corriendo a toda marcha detrás de ellos, porque era fanático del basurero. Les tiraba las bolsas de basura adentro y todo, los muchachos se reían pero no lo podían llevar con ellos, era una responsabilidad. Ahora fíjate la vitalidad y la energía que tenía”, cuenta amablemente Vilma Alfaro, una de sus hermanas.

Fanático del basurero

Y reconstruye un poco la historia de este verdadero símbolo de Sierra en la charla con LM Cipolletti. “A los 3 días de nacer le agarró un ataque de epilepsia, acá no había médicos como ahora, nada. Un fuerte cuadro de meningitis y quedó con retraso mental. Eramos una familia humilde, mi papá Rosales trabajaba en la Minería, Mina Gonzalito y mi mamá Eusebia nos cuidó a todos nosotros, sabía hacer costuras, lavar ropas para afuera. Ella vivió toda la vida para Pitín, cuando falleció fue un golpe muy duro para él”, resume con evidente nostalgia quien hoy quedó al cuidado del hombre de 62 años.

image.png

“Cuando era chico había que estar continuamente mirándolo, porque había un arroyo o zanjón en la orilla de casa y él correteaba cerca. Teníamos miedo de que se cayera”, asegura mientras busca fotos actuales y de la época.

En aquellos tiempos “no había escuelas especiales”. Entonces Pitín intentó ir a la 62 junto al resto de los chicos del barrio. Duró “2 ó 3 días, es que se dormía del aburrimiento, sus compañeros lo miraban, no le hacían burla ni bullying pero si causaba revuelo su presencia. Igual sus hermanos le enseñamos parte de lo que aprendimos en la escuela, así se sabe el himno y muchas cosas”.

Con tiempo libre, comenzó a callejear y a convertirse en un ícono popular. “El recorría todo el pueblo. Fumaba muchísimo, pedía plata, le compraban cosas. Todos lo querían porque ha sido bueno. La gente lo ha cuidado, mimado. Fijate que en la calle que baja a la avenida los autos circulaban despacio por temor a que apareciera él, pues no tiene dimensión de los riesgos y se cruzaba así como si nada…”, acota Vilma agradecida.

Su latiguillo famoso

Patentó dichos lugareños que hoy pronuncian desde los históricos vecinos hasta las nuevas camadas. “¿Qué haces pajarito cantor?”, es uno de ellos, repetido por todos en el pago.

En una época se prestaba, inconscientemente, para el lleva y traiga y zafó de meterse en lío “porque la gente se daba cuenta cómo era…”. Pero más de una vez algunos “vivos” de esos que nunca faltan lo embalaron y le metieron ficha “a qué no te animás a decirle tal cosa a aquel tipo”, por ejemplo… Y Pitín encaraba sin filtros decidido a ganarse la apuesta.

“Es como un niño grande. Desde la pandemia cuido mucho que no salga a la calle. Además, cambió la ciudad, hay gente nueva, creció la población”, explica la mujer.

Y siguen las anécdotas. Cómo la vez que le pedía cigarrillos con insistencia al juez de San Antonio “cuando murió mi hermano y mi mamá tuvo que viajar con Pitín a hacer los trámites. Lo volvió loco al tipo, jaja”, recuerda entre risas.

"También le encantaba intercambiar los nombres con las personas que se cruzaba, confundir, él te decía a vos Pitín y usaba el nombre del otro, 'yo soy Mario', ponele, decía", evoca en tanto un conocido de toda la vida que lo aprecia mucho. "El vago se sacudía para adelante y para atrás, te pedía 2 cigarrillos y uno, el que no fumaba, se lo llevaba en la oreja", aporta otra anécdota y suelta la carcajada.

De los muñecos a los diarios

Por estas horas, “anda feliz con un muñeco que le regaló mi nieta, les encantan. Venía feliz en el remis a la vuelta de la casa de mi hija. El chofer lo adora, lo trae siempre, lo ubica en el asiento delantero. Todos los remiseros lo llevan a pasear gratis. No va que paramos en la panadería, lo reconocieron y empezaron a saludarlo todos. Lo mismo me pasa cuando salgo a hacer los mandados sola, me preguntan por él o para las fiestas, me escriben todos para saludarlo. Mismo para su cumple el 28 de julio”.

Los que lo extrañan horrores son los chicos del colegio a los que Pitín a la salida siempre les pedía lo mismo: “Che, dame una lapicera”. Era “para escribir en los diarios, los rayaba todo jaja, era otra de sus debilidades”.

Vilma ya se jubiló y tras una experiencia de vida en Carlos Paz regresó hace unos años a su cálida tierra, Sierra Grande, para hacerse cargo, entre otras cosas de Pitín, a quien en su momento cuidaron “mi hermano, mi cuñada y el resto de la familia”.

“El ahora puede acceder al Pami, yo enviudé y tengo la pensión y así tiramos”, comenta en el final la hermana del, quizá, ciudadano de Sierra más famoso.

Por más locos buenos como Pitín y menos cuerdos malos en Río Negro y el mundo.

image.png

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario