El clima en Neuquén

icon
-5° Temp
93% Hum
La Mañana Truchas

¡Hay pique!: pescadores no paran de sacar truchas gigantes del Limay Medio

Al roquense que sacó una trucha de más de 6 kilos, se sumaron este martes cipoleños y neuquinos que brillaron en la Desembocadura. Un factor determinante...

“Sacar uno grande se festeja como un gol”, contaba días pasados a LMN, Pablo, un guía de pesca cipoleño que armó un refugio y emprendimiento en la desembocadura del Limay

Pues bien, este finde se habrán quedado afónicos entonces de tanto celebrar él y otros pescadores de la zona en el Campamento Argentino. Es que “habremos sacado unas 8 lindas truchas”, que se suman a la del roquense que se lució con otra de 6 también en el Limay Medio.

“Yo me volví el domingo a Cipolletti a ver a la familia, estuve pescando hasta el mediodía, pinchamos 3 truchas, se nos fueron dos, sacamos una grande. Diego Hernández y Walter Cabrera, que andaban en otra lancha, se quedaron y sacaron unas 8, de entre 3, 4 kilos la mayoría y 2 de 5”, reveló el experto.

Limay pesca.jpg

“Los días fríos son indicadores de que las truchas grandes pican”, explicó luego, aportando un dato que aquellos que desconocen de pesca seguramente no sabían. Un factor que incide y mucho: el clima.

“Recién estamos saliendo al Río nuevamente con muchas expectativas. Cinco kilos tiene una de las que sacamos, las heladas en la mañana son fundamentales porque la trucha se acerca a la orilla. Con Walter, mi compañero, conocemos los tiros de cada uno, buscábamos este trofeo para el Limay y estamos felices”, señaló a este medio Diego, un apasionado que cumplió su sueño.

Por su parte, el pescador roquense Damián Pereyra logró sacar una Trucha Marrón Residente del Limay Medio, según confió al sitio Todo Roca.

Roquense trucha.jpg

El pescador viajó con sus amigos y se mostraron sorprendidos por el tamaño del pez. Automáticamente, los muchachos prendieron el fuego y se comieron un impresionante costillar de vaca para festejar

La banda de pescadores roquenses pasaron una increíble estadía es las costas neuquinas, prácticando el apasionante deporte, con los permisos correspondientes.

La historia de Pablo, el rey de las truchas

El cipoleño contó en aquella nota que pesca desde los 11 años en el Alto Valle pero como modo de vida se vinculó a la actividad hace un poco menos, cuando una desgracia familiar le hizo ver las cosas de otra manera y lo llevó a replantearse todo.

“Falleció mi hija Ambar, de 4 años, renuncié a mi laburo y me dediqué a hacer lo que me gusta. Así me abrí un taller de chapa y pintura, que aún conservo y luego este emprendimiento en la Isla. Yo estaba como jefe en la Quilmes, en el Parque Industrial de Neuquén, fue jodido pero salí adelante con la ayuda de mi mujer incondicional, Stefani, que me bancó siempre y apoyándome también en Malena -18- y Thiago -16- mis otros dos amores”, confesó uno de los pescadores estrellas del Alto Valle.

“De noviembre hasta fines de mayo me encuentran acá. En invierno tengo otro laburo, un taller de chapa y pintura en Cipolletti, en calle Brasil, ‘Chapa y Pintura El Valle se llama. Los dos trabajos me apasionan”, amplió este especialista en las aguas de ríos de la región.

image.png

Allí se armó una suerte de “campamento argentino de pescadores”. “Los clientes vienen de Buenos Aires, Córdoba, San Luis, La Pampa, uruguayos, chilenos y se vuelven encantados. Suelen estar 2 ó 3 días. Yo los voy a buscar hasta Picún. Estoy en la desembocadura del Limay, donde nace el Ramos Mexía -El Chocón-“, explicó el amante de las “trucha marrones”.

“La que pesca es la cabeza. Para la gente es una terapia pero eso sí, si estas concentrado vas a pescar y si pensás en otra cosa es raro que te vaya bien”, redondeó al ampliar el concepto.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario