El clima en Neuquén

icon
27° Temp
26% Hum
La Mañana Pobreza

Invisibilidad: de la fascinación a la aberración

De la atrapante idea con la que juega un niño saltamos al deseo frenético de un adolescente y pasamos al ocultamiento de sectores marginados y olvidados.

De niño se suele jugar mucho con la idea de invisibilidad, de que no sepan quienes somos y por dónde andamos. Ser el hombre/mujer invisible es una idea fascinante para un niño o niña que está desarrollando su imaginación y su mundo aún es infinito.

Tan genial es esa idea que de adolescente, cuando la vida ya ha refutado algunas posibilidades como ser invisible, creamos el juego del amigo invisible y deseábamos siempre que nos toque esa persona que nos gusta para poder deslumbrarla con regalos (bastante sencillos) y enamorarla.

Además, en la adolescencia es cuando uno más desea tener esa suerte de súper poder. Porque así como en el juego del amigo invisible se genera misterio y asombro, en la cotidianidad la idea de poder escapar de la atención de los demás y ser libre de las elecciones, sin ojos que juzguen, es un bálsamo.

Pero en la medida que se crece, la invisibilidad se va comprendiendo desde otros lugares. Las ciencias sociales nos demuestran que los gobiernos son grandes hacedores de seres invisibles.

Desde la Defensa Pública indican que son pocos los avances en la U11.
Desde la Defensa Pública indican que son pocos los avances en la U11.
Desde la Defensa Pública indican que son pocos los avances en la U11.

Lo que genera atracción a una ciudad es su belleza, es por eso que las cárceles se ponen en las periferia, alejadas y escondidas. Todo lo que está escondido no se ve y si no se ve es invisible, porque sí está, pero no se ve. Eso, es lo que no se quiere mostrar.

Otra gran cantidad de seres invisibles están en el denominado cinturón de pobreza que está en las márgenes de la ciudad, de ahí que hereden el triste rótulo de seres marginales. Al estar alejados del núcleo central no se ven, pero están.

Todos esos seres invisibles aparecen en la escena pública cuando hartos del abandono irrumpen con sus reclamos y cortan calles o rutas. También aparecen cuando hay un crimen o femicidio, pero son los denominados crímenes clase "Z" porque no mueve la aguja social. El deterioro es tan grande que hay mucha gente que han dejado de importar.

Con el curso de los años la idea de invisibilidad ha dejado de ser fascinante y se ha transformado en una aberración.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario